Una remontada de vértigo


Una remontada de vértigo
La hierba de Wimbledon se cobra en derrotas cualquier despiste. La hierba de Wimbledon, que obliga a ejercicios de concentración extrema, tan quimérico es sumar una rotura, tan imperativo mantener el servicio propio, castiga con un set perdido jugar mal un par de puntos. Y la hierba de Wimbledon, 8 milímetros de altura, finísimo el tapete, ha demostrado hoy de nuevo cuánto cuesta domar la catedral del tenis, cuánto cuesta lograr el título: Rafael Nadal, el mejor tenista del planeta, ha vencido 5-7, 6-2, 3-6, 6-0 y 6-3 al holandés Robin Haase en segunda ronda y tras remontar un partido en el que fue duramente castigado por cada punto perdido al servicio.



Posted originally: 2010-06-25 03:02:00

Leer original

Una remontada de vértigo