Turquía y Escocia


Turquía y Escocia
El otro día comentaba que un hipotético ‘veto español’ a la entrada de una Escocia independiente en la Unión Europea estaba siendo utilizado como un argumento contra la secesión del antiguo reino norteño de la Gran Bretaña. A partir de esa entrada @Treintanyero y servidor tuvimos un animado debate en Twitter. No hay una institución [...]

El otro día comentaba que un hipotético ‘veto español’ a la entrada de una Escocia independiente en la Unión Europea estaba siendo utilizado como un argumento contra la secesión del antiguo reino norteño de la Gran Bretaña. A partir de esa entrada @Treintanyero y servidor tuvimos un animado debate en Twitter.

No hay una institución llamada veto a un nuevo miembro, sino que éste se ejercita anunciando que nunca se firmará ni se ratificará el hipotético tratado de adhesión de un determinado estado. Realmente es más simple que hacer algo: es no hacerlo.

¿Podría España vetar sin coste político el ingreso de Escocia en la UE? El precedente más cercano es el veto por parte de Francia a la adhesión de Turquía. ¿Qué diferencias hay entre un caso y otro? ¿Lo tendría tan fácil España como Francia para vetar a Escocia?

España no es Francia.

Esto es obvio pero no conviene olvidarlo. El peso económico y, sobre todo, el peso político de Francia y su siempre dinámica política exterior no tienen nada que ver con la de España. Negarse a un tratado de adhesión implica tener una capacidad política que debería poder parar el tratado antes de gestarse, como hicieron los franceses.

Turquía no es Escocia.

Los vínculos políticos, militares y económicos de Turquía con Europa Occidental son innegables, pero hay una serie de diferencias sociales, religiosas y culturales (además de haber sido el ‘enemigo’ unos cuantos siglos) que marcan un contraste igualmente innegable: en esa diferencia se aposenta el imaginario de la negativa francesa.

Escocia es un territorio absolutamente insito en la vida y en la historia europea. Hablan el idioma más conocido de la Unión Europea, comparten creencias y descreencias con los restantes europeos, tiene un sistema político regional absolutamente equiparable al de los estados-miembros de la UE, como un sistema legal tan avanzado como el de cualquier. Escocia no tiene profundos y amplios agujeros negros en materia de derechos humanos, ni hay muchas posibilidades de que tenga un ejército siempre dispuesto a dar un oportuno golpe de Estado.

A España le costaría bastante explicar los motivos por los que canarios y norteafricanos sí podemos formar parte de la UE y no pueden serlo los paisanos de David Hume.

Escocia ya habría estado en la Unión Europea.

El territorio y la población susceptible de independizarse forma parte actualmente de la Unión Europea. No supondría una incorporación, sino un mantenimiento de quienes ya están y ello es una notable diferencia. Hay inversiones de los países y empresas comunitarias en Escocia y estos querrán conservar un marco jurídico que le da seguridad. No es lo mismo entrar que permanecer.


Filed under: Celtiberia, Derecho, Derecho Constitucional, Derechos Humanos, Economía, Escocia, Francia, Historia, Política, Política Internacional, Reino Unido, Religión, Sociedad, Sociología, Turquía, Unión Europea
Posted originally: 2012-02-02 09:30:59

Leer original

Turquía y Escocia