Volviendo al segundo mandato de Aznar


Volviendo al segundo mandato de Aznar
Cuando en 1996 el PP de José María Aznar alcanzó una atacable mayoría relativa en su primera victoria electoral desde la reinstauración de la Democracia, hicieron unos ímprobos esfuerzos por aparentar moderación, esencia centrista y cierto espíritu de jovialidad. La mayoría absoluta de 2000 diluyó cualquier atisbo de lo anterior y Aznar en especial y [...]

Cuando en 1996 el PP de José María Aznar alcanzó una atacable mayoría relativa en su primera victoria electoral desde la reinstauración de la Democracia, hicieron unos ímprobos esfuerzos por aparentar moderación, esencia centrista y cierto espíritu de jovialidad. La mayoría absoluta de 2000 diluyó cualquier atisbo de lo anterior y Aznar en especial y el PP en general dieron rienda suelta a su ser más auténtico.

Estamos en 2012 y hace unos meses los populares han logrado su tercera victoria electoral. Ahora no juegan la baza de la moderación y se sienten como si estuviéramos en el primer semestre de 2004: henchidos de autenticidad y manejando una dialéctica binómica.

Más allá de los hechos concretos que hayan motivo la actuación policial en Valencia, y conocedor que la Delegada del Gobierno no manda directamente a la Policía, sí da la impresión de que los mandos policiales sí han recibido la instrucción general de terminar con las protestas lo antes posible, deseando los dirigentes populares que así recibieran un escarmiento ejemplarizante.

El fracaso de esta estrategia ha sido su propia y exacta ejecución. La incapacidad política, personal y psicológica de soportar al disidente ha hecho que la reacción haya sido mayor que la protesta por la ausencia de calefacción. Las redes se han incendiado y las calles de Valencia se han inundado de personas que han salido a manifestarse con los estudiantes de un instituto sin calefacción.

Bien podía el Gobierno de la Generalitat Valenciana haber salido hace dos días reuniéndose con los alumnos y sus padres y poniendo calefacción en ese instituto. Unas cuantas fotos y lo haces extensivo a los centros de la zona (más fotos) y, de camino, dices que le vas a quitar dinero a algún malvado de turno (al que le das dinero sin que tú lo sepas) y has convertido en un triunfo lo que parece un fracaso.

Pero hay muchos en el PP a los que se les ha ido la prudencia después de ver la película dedicada a Margaret Thatcher y llegar hasta el final. Perro deberían recordar que su espíritu chulesco es lo que mejor y con más celeridad moviliza a la izquierda, lo que les hace enormemente útiles a la hora de votar y que su base electoral puede verse tocada sensiblemente una vez presenten los Presupuestos Generales del Estado.


Filed under: Celtiberia, Ciencias Políticas, Comunicación Política, Comunitat Valenciana, Diseño de Jugadas, Educación, Izquierda Política, Política, Valencia
Posted originally: 2012-02-21 19:47:03

Leer original

Volviendo al segundo mandato de Aznar