93 EN DOS SEMANAS

12 positivos más. La aparición de nuevos brotes arruina la esperanza de que sólo fuera un bache

12 positivos más. La aparición de nuevos brotes arruina la esperanza de que sólo fuera un bache
Letrero de Ingesa en el Hospital Universitario
Sólo 2 personas permanecen ingresadas en el Hospital./archivo

La Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma de Ceuta ha notificado este sábado la detección de 12 nuevos casos de covid durante la jornada del viernes. Es la cifra más alta de positivos en un sólo día junto con la notificada el 16 de noviembre desde que el día 15 a raíz de la aparición de dos brotes nuevos se abandonara la idílica situación de 'nueva normalidad' en la que transcurría entonces noviembre.

En los últimos 14 días se han detectado 93 casos y las previsiones apuntan a que habrá sexta ola. En sólo 14 días se ha pasado de esa nueva normalidad, sin nivel de alerta, a un riesgo medio en la mayoría de indicadores y un nivel de alerta 1. Pero lo peor quizás es que la aparición de nuevos brotes desde que se detectaran los dos primeros hace ahora justo dos semanas apunta a que la tendencia va a seguir reportando casos diarios e incrementando la incidencia acumulada.

Con los 12 positivos sumados este sábado, la incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes se establece en 97,38 casos (ayer era de 83,13) y la acumulada a 7 dísa pasa de los 43,94 de ayer a 54,63 casos.

Cualquier nuevo positivo que se detecte este sábado y se notifique mañana hará crecer esos dos indicadores porque saldría de la estadística el 0 casos del pasado 14 de noviembre. No será hasta el lunes cuando quepa la esperanza de que la incidencia baje. Hace dos lunes se notificaron 11 positivos detectados el domingo, el día que se descubrieron dos brotes, el asociado al Diwali y otro asociado a un centro de atención social. Todo lo que no sea sumar 23 casos entre el lunes y el martes próximo hará caer la incidencia.

Pero más allá de eso, la situación actual es que hay 7 brotes activos y 7 abiertos, con lo que cabe esperar que siga el goteo de nuevos positivos. Más aún, la propia coyuntura de las fechas, las fiestas y el largo puente de la semana que viene no animan a ser positivos. La calle llena y la movilidad interna y externa disparada así como las interacciones sociales no son un buen caldo de cultivo para frenar la expansión de la pandemia, salvo que de forma individual, pero colectiva, se apliquen las medidas de precaución y protección con una mayor celo que lo que viene sucediendo en los últimos meses. La mascarilla, el lavado frecuente de manos, el mantener distancias y el relacionarse lo justo vuelven a ser imprescindibles para frenar el avance del virus ahora. De lo contrario, lo previsible es que volvamos a vivir un incremento paulatino de casos y aislamientos durante la Navidad que obligue de nuevo a tomar medidas más duras a las autoridades en unas pocas semanas.

En la situación actual con esos brotes abiertos y activos se está cerca de que se dé paso a la temida transmisión comunitaria.

La única buena noticia hay que buscarla en la vacunación. El alto porcentaje de vacunados en la ciudad si parece estar suponiendo un cierto freno a que las cifras de contagios acaben disparando a su vez la de hospitalizaciones. Tras el fallecimiento el viernes de la paciente que permanecía en la UCI, en el clínico de Loma Colmenar sólo permanecen ingresados dos pacientes en Urgencias. En la última ola la tasa de mortalidad se ha situado en el 0,7 por ciento.

Este sábado el número de personas aisladas por haber mantenido contacto con un positivo se ha incrementado a 154, por las 134 de la jornada precedente.

12 positivos más. La aparición de nuevos brotes arruina la esperanza de que sólo fuera un bache