PROTESTA

Unos 20 de sanitarios, con dos ex directores de Ingesa, claman “basta ya” a la precariedad de la sanidad pública

Unos 20 de sanitarios, con dos ex directores de Ingesa, claman “basta ya” a la precariedad de la sanidad pública
protesta sanitaria delegacion2
Protesta de sanitarios este sábado ante la Delegación del Gobierno.

La concentración para reclamar una sanidad pública digna que se ha celebrado este sábado a mediodía frente a la Delegación del Gobierno se convierte en la metáfora perfecta de los males en la gestión que asolan a la sanidad pública. Una veintena de sanitarios han respaldado la llamada a la protesta realizada por la Asociación de Médicos Unidos por sus Derechos en Ceuta (MUD) que seguía los pasos de otras tantas asociaciones a lo largo y ancho del territorio y que se promocionó como una convocatoria de una asociación apolítica y no sindical. Apenas una decena de ciudadanos que pasaban por allí se han “sumado” en cierto modo a la protesta mirando desde la distancia y aplaudiendo tras la lectura del manifiesto. Sin mayor rastro del furor en las ventanas que reconoció durante las primeras semanas del Estado de Alarma en un abrazo y sentido homenaje el esfuerzo de los sanitarios de todo el país, también los locales, su entrega contra la pandemia.

Lo que reclaman es puro sentido común y la atención de la opinión pública recibida por la sanidad durante esta crisis lo ha puesto en evidencia. Por ejemplo este extracto de la manifiesto que han leído:

“Como resultado de una falta de inversión durante muchos años ahora tenemos una sanidad en coma, una sanidad que ha llegado al borde del abismo en esta pandemia, sobreviviendo sólo gracias al esfuerzo monumental e incondicional de su capital humano, sus profesionales sanitarios. Le hemos plantado cara dignamente a este pandemia, pero ¿seremos capaces de salir airosos de un probable rebrote próximo si contamos con unos sanitarios exhaustos y maltratados?¿podremos asumir las tremendas listas de espera que se han generado con unos sanitarios al límite? Decimos basta a la falta reiterada de recursos para nuestra sanidad, una sanidad con falta de recursos  que hace que los pacientes tengan esperas intolerables para acceder a la atención que requieren, demoras de días para que les pueda atender su médico de atención primaria sin poder dedicarles más de 5 minutos, retrasos de meses en la realización de pruebas diagnósticas que traen consecuencias nefastas para la evolución de la enfermedad, llegando a veces tarde al tratamiento, listas de espera interminables para cirugías prioritarias como la extirpación de tumores (…) Decimos basta a una precariedad laboral que venimos sufriendo todos los sanitarios desde hace décadas y especialmente los médicos”.

Esa “falta de inversión durante muchos años” la han secundado con su presencia en la protesta dos ex directores territoriales del Ingesa y responsables en un tanto del mismo desaguisado que ahora denuncian, el predecesor de Jesús Lopera, Fernando Pérez Padilla, al que se la acusó en reiteradas ocasiones de recortar plantillas o precarizar los contratos de las bolsas de trabajo, o la ex directora Malika Abdeselam, vicesecretaria general del Partido Popular en Ceuta y con cargo público en el Gobierno de Vivas.

protesta sanitaria delegacion 3

No es nuevo, precisamente, en el manifestó se ha clamado  un “basta ya de promesas electorales que nunca se cumplen. Basta ya de utilizar nuestra sanidad como publicidad electoral y luego olvidarla y denostarla, necesitamos gobernantes que estén a la altura de una vez por todas”.

La mayoría de los responsables de la sanidad pública local han conjugado sin mayor problema el ponerse y quitarse la bata y el traje y la corbata pasando de quejarse de la situación agónica de la sanidad a defender su no tan mal estado y viceversa en función de en qué lado de la trinchera les haya tocado estar. También en el lado de los sindicatos de clase e incluso los profesionales.

El recorrido lo representa también a la perfección la reputada política del Partido Popular, Ana Pastor. En el año 2004 fue ministra de Sanidad hasta que el 14 de marzo el PSOE de Zapatero ganó las elecciones Generales. En la precampaña de aquella contienda electoral, Pastor acudió a Ceuta a inaugurar deprisa y corriendo el Centro de Salud de Otero. Tan deprisa y corriendo que un cable de la obra aún no recogido hizo tropezar a un trabajador sanitario que se partió el codo y acabó siendo reconocido con una incapacidad. Entonces defendió la inversión del Partido Popular en materia sanitaria en la ciudad y la bonanza del sistema público sanitario en la ciudad. Sólo unos meses después de abandonar el ministerio, Pastor realizó desde la tribuna del Congreso una encendida intervención en la que puso a la ciudad como ejemplo de la nefasta situación en la que se encontraba la sanidad pública. Sólo unos meses después, aún era el año 2004.

Situaciones que no empañan el argumentario y la denuncia realizada, los datos evidencian una falta de recursos que se ha ido agravando con los años.

A la concentración se ha sumado también la senadora de VOX, Yolanda Melero, también sanitaria de profesión. Los sanitarios han tratado de hacerle entrega en mano a la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos. Uno de los guardias civiles que custodian la sede de la plaza de los Reyes ha hecho de intermediario de la petición, sin éxito. A esas horas la delegada del Gobierno se encontraba manteniendo la videoconferencia diaria para el seguimiento de la situación de la pandemia y el Estado de Alarma. Los manifestantes se han quejado abiertamente del desaire que han entendido como “una falta de cortesía” y han explicado que enviaron un escrito el día 9 en el que anunciaban la concentración y evidenciaban su intención de entregarle una copia del manifiesto. Una fuente policial ha desmentido que en el escrito figurara petición alguna de reunión con la delegada, recordando además que el carácter de Mateos, no es el de hacer subir a los que protestan al despacho sino que lo habitual es bajarse a hablar con ellos a la propia plaza “saltándose el protocolo de seguridad” y poniendo a los agentes de los nervios.

protesta sanitaria delegacion1

Este es el texto íntegro del manifiesto al que han dado lectura:

Buenos días compañeros, estamos aquí delante de la sede del Gobierno en nuestra ciudad autónoma para dirigirnos a nuestros gobernantes puesto que son nuestros representantes y también los de nuestros pacientes. Queremos pedirles que diseñen presupuestos acordes a lo que nuestra sanidad merece. Que se promueva una atención sanitaria de calidad y que se respete la equidad entre todos los territorios, que se erradique definitivamente la precariedad laboral instaurada de forma crónica en nuestro sistema sanitario; que se dé voz y autonomía a los profesionales médicos a la hora de planificar la atención sanitaria.

Como resultado de una falta de inversión durante muchos años ahora tenemos una sanidad en coma, una sanidad que ha llegado al borde del abismo en esta pandemia, sobreviviendo sólo gracias al esfuerzo monumental e incondicional de su capital humano, sus profesionales sanitarios. Le hemos plantado cara dignamente a este pandemia, pero ¿seremos capaces de salir airosos de un probable rebrote próximo si contamos con unos sanitarios exhaustos y maltratados?¿podremos asumir las tremendas listas de espera que se han generado con unos sanitarios al límite? Decimos basta a la falta reiterada de recursos para nuestra sanidad, una sanidad con falta de recursos  que hace que los pacientes tengan esperas intolerables para acceder a la atención que requieren, demoras de días para que les pueda atender su médico de atención primaria sin poder dedicarles más de 5 minutos, retrasos de meses en la realización de pruebas diagnósticas que traen consecuencias nefastas para la evolución de la enfermedad, llegando a veces tarde al tratamiento, listas de espera interminables para cirugías prioritarias como la extirpación de tumores. Decimos basta a la falta de recursos materiales adecuados para el desarrollo de nuestra labor, a la falta de las instalaciones necesarias y a la ausencia del mantenimiento de las ya disponibles, a la falta de renovación de equipos y aparatos médicos indispensables, a la carencia de nuevas tecnologías de uso habitual en otros países, a la escasez que ahora se ha hecho más patente de medios de protección para realizar con seguridad nuestro trabajo. Decimos basta a una precariedad laboral que venimos sufriendo todos los sanitarios desde hace décadas y especialmente los médicos, a la falta generalizada de personal en las plantillas, a los contratos al margen de la legalidad. Solo días para no cotizar el fin de semana, eventuales de meses encadenados durante años, contratos de investigación para cubrir trabajo asistencial, etc. a no tener los descansos correspondientes tras largas jornadas de guardia. Decimos basta al menos precio que supone no contar con nosotros los médicos, los principales conocedores de la realidad asistencial e investigadora, para la organización y planificación de nuestro sistema sanitario.

Exigimos a la delegada y a su consejero de sanidad a que se reúnan ya con nosotros, de no hacerlo demostrarán una vez más que nuestra salud no les importa, que se sienten a escuchar nuestras propuestas y cumplan con los compromisos acordados determinando fechas concretas. Basta ya de promesas electorales que nunca se cumplen. Basta ya de utilizar nuestra sanidad como publicidad electoral y luego olvidarla y denostarla, necesitamos gobernantes que estén a la altura de una vez por todas, por último decimos basta ya la indefensión y a la desatención sufrida durante esta pandemia en la que no se nos ha proporcionado la información, formación y los medios de protección sanitarios necesarios para realizar nuestra labor con seguridad, exponiéndonos a un riesgo mayor del inevitable, convirtiéndonos en el país líder de sanitarios contagiados por covid19 muchos de ellos desgraciadamente no lo han logrado superar, a estos compañeros queremos rendirles hoy homenaje con un minuto de silencio y queremos agradecerles su dedicación y valentía, nunca les olvidaremos. Con su pérdida una parte de nuestra sanidad queda herida para siempre.

Unos 20 de sanitarios, con dos ex directores de Ingesa, claman “basta ya” a la precariedad de la sanidad pública