El 80% de las familias no se opone a la donación de órganos o tejidos de un fallecido


El 80% de las familias no se opone a la donación de órganos o tejidos de un fallecido

- El coordinador sectorial de Trasplantes, Domingo Daga, incide en la necesidad de hacer saber al entorno si uno desea o no ser donante, un gesto de "amor y solidaridad"

- En España se realizan cada año unos 5.000 trasplantes de órganos y entre 40.000 y 50.000 de tejidos

En España se realizan cada año unos 5.000 trasplantes de órganos y entre 40.000 y 50.000 de tejidos, cifras que sitúan a nuestro país entre los más "solidarios" del mundo pese a que solamente entre un 2% y un 3% de los fallecidos cumplen todos los requisitos médicos para poder ser donantes de órganos. "Más del 80%" de las familias aceptan que sus seres queridos fallecidos puedan salvar otras vidas pero un 16-17%, "un porcentaje algo superior en Ceuta", todavía se niegan.

A reducir esa ratio por la vía de la información y la concienciación ha venido este martes a Ceuta el coordinador sectorial de Trasplantes en Málaga, Almería, Ceuta y Melilla, Domingo Daga, que ha participado en unas sesiones clínicas en el Hospital Universitario.

El clínico de Loma Colmenar ha acogido dos sesiones de trabajo: una dedicada a la extracción de multitejidos y otra centrada en la actualización en donación de órganos, nuevas técnicas y protocolos.

Daga ha recordado en declaraciones a los medios que "la probabilidad de necesitar una donación a lo largo de la vida es tres veces superior a la de poder donar" y ha subrayado que "no existe, desde el punto de vista objetivo, ninguna razón para decir no a ese gesto de amor y solidaridad".

El experto ha animado a los ciudadanos a hacer saber a su círculo más próximo, sin necesidad de formalizar un registro de voluntades vitales, si desean, llegado el caso, ser donantes o no, una forma también de "aliviar" a los allegados el dramático momento de una pérdida cercana. La tarjeta de donante es el documento que testimonia el deseo de ser donante de órganos tras el fallecimiento pero no tiene valor legal, por lo que es preciso comunicar a los familiares el deseo para que autoricen la extracción de órganos tras el fallecimiento.

Según la Ley de trasplantes, en España todos somos considerados donantes si en vida no hemos expresado lo contrario. Sin embargo, esa expresión puede haber sido formulada de diferentes modos, lo que obliga a que se pregunte a familiares o allegados sobre la voluntad del fallecido respecto a la donación. En la práctica siempre se respeta la decisión de la familia, ya que se asume que estos no contradirían los deseos de su ser querido. La firma de la familia para proceder a la donación, es lo que denominamos consentimiento familiar.

El 80% de las familias no se opone a la donación de órganos o tejidos de un fallecido