PANDEMIA

Ceuta se asoma a la Semana Santa con una "importante transmisión comunitaria sostenida" de la COVID-19

Ceuta se asoma a la Semana Santa con una "importante transmisión comunitaria sostenida" de la COVID-19
hospital coronavirus mascarilla
La edad media de los hospitalizado con la enfermedad del coronavirus en Ceuta es de casi 65 años.
Los expertos auguran que "el aumento de la movilidad y los encuentros sociales durante las próximas fiestas dispararán la aceleración del aumento de los casos, tal como se observó en Navidad, y también crecerá la presión asistencial".

Ceuta se asoma al Viernes de Dolores con un negro horizonte en lo que a la evolución de la pandemia se refiere, cuya gráfica de incidencia acumulada de nuevos positivos durante los últimos 14 días muestra la misma deriva que días antes de Nochevieja. La tasa se ha "estabilizado" en alrededor de 250 contagios confirmados cada dos semanas y los expertos auguran que "el aumento de la movilidad y los encuentros sociales durante las próximas fiestas dispararán la aceleración del aumento de los casos, tal como se observó en Navidad, y también crecerá la presión asistencial".

El punto de partida de la ciudad para comenzar la Semana Santa no es para nada halagüeño con la segunda peor tasa de detección de positivos de España tras Melilla, 27 contagiados hospitalizados con una edad media de 64,5 años y el fallecimiento, este martes, de un paciente que había contraído la variante británica, la víctima mortal número 93 en un año de pandemia en Ceuta.

curva pandemia marzo 2021

Justo ahora que el Gobierno de la Ciudad ha retrasado a las 23.00 horas el inicio del toque de queda nocturno y ampliado a seis el número de personas que pueden reunirse en la calle y las terrazas, "se sigue manteniendo la proporción muy elevada de casos sintomáticos, segunda nacional tras Melilla, y multiplicamos por 2,9 la media nacional, tasa que sigue en ascenso desde hace cuatro actualizaciones, lo que indica importante transmisión comunitaria sostenida", advierte el portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Julián Domínguez.

El Ejecutivo local ha prohibido los encuentros en domicilios particulares de no convivientes y mantiene el confinamiento perimetral de la ciudad, pero hasta más de 10.000 personas se lo saltan cada fin de semana, sobre todo con el argumento de regresar al domicilio familiar (aunque no sea el habitual) o acudir a citas médicas.

Ese trasiego tiene consecuencias: aunque faltan decenas de muestras por analizar, cinco de los siete casos de la variante británica (más contagiosa y letal) constatados en la ciudad tienen vínculo epidemiológico con Andalucía.

"Con el previsible aumento de la presencia de nuevas variantes se debe replantear el refuerzo de las medidas de control de casos y contactos, indicando prueba diagnóstica de infección aguda a contactos de bajo riesgo, estudio de rastreo hasta el quinto día previo al inicio de síntomas y valorar el aumento de la cuarentena a 14 días,salvo PCR negativa al décimo", estima.

Desde su punto de vista "también se deberían readaptar los umbrales de los indicadores para hacerlos más sensibles y endurecer las medidas restrictivas en espacios interiores para minimizar el riesgo ante las festividades próximas, reduciendo los aforos e incrementando la ventilación en espacios cerrados señalados como de alto riesgo, en particular las actividades incompatibles con el uso de mascarilla y la socialización".

Ceuta se asoma a la Semana Santa con una "importante transmisión comunitaria sostenida" de la COVID-19