HASTA OCTUBRE

La Ciudad ampliará este año un mes el periodo de vigilancia para la detección precoz del mosquito-tigre

La Ciudad ampliará este año un mes el periodo de vigilancia para la detección precoz del mosquito-tigre
mosquito tigre aedes
Imagen del mosquito.

El Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad, en colaboración con la empresa pública Obimasa, ha iniciado oficialmente este martes la campaña anual de vigilancia entomológica y control del mosquito Aedes, de acuerdo con el Plan Nacional de Control de Vectores al que Ceuta se adhirió en 2016. Se han determinado los lugares idóneos para la colocación de las trampas de oviposición, periodicidad y metodología de recogida de muestras, así como las condiciones de envío para su análisis y procesamiento. Se ha ampliado la vigilancia un mes más respecto a 2017, cuando se realizó de junio a octubre, ya que este año se va a realizar de mayo a octubre.

Todo ello permitirá detectar de manera precoz, la existencia de mosquito-tigre u otras especies de mosquitos del género Aedes en Ceuta y tomar las medidas oportunas en materia de salud pública, medio-ambiental u otras que se precisen.

Ceuta, como Canarias y Melilla, es una zona geográfica que está libre de mosquitos del género Aedes, que son los que pueden transmitir los virus de enfermedades como Dengue, Chikungunya y Zika. Sin embargo, reúne condiciones ambientales idóneas para su establecimiento, y es por ello que se están realizando acciones de vigilancia para detectar su presencia y poner en marcha programas de eliminación. Para ello, se estableció una batería de 32 trampas de oviposición en puntos de muestreo estratégicos como potenciales vías de entrada del mosquito tigre en la ciudad.

Este tipo de mosquito se detectó por primera vez en España hace 13 años, concretamente en Barcelona, y su transmisión ha sido muy rápida por todo el país, especialmente el arco mediterráneo, vía transporte pasivo en vehículos, y de lo que se trata con este protocolo no es solo determinar si hubiera aparecido en Ceuta sino también si , en ese caso, pudiera tener una población estable, ya que en teoría en la ciudad se dan las condiciones idóneas para que hubiera establecido colonias. El protocolo también establece las pautas para la erradicación de esta especie invasora “y que además es vector de determinadas enfermedades”.

Plan Nacional de Control de Vectores

El Plan Nacional de Control de Vectores consta de seis elementos clave, que son la vigilancia epidemiológica y microbiológica para detectar, diagnosticar y tratar a los pacientes lo más rápido posible; la vigilancia entomológica para detectar la presencia del vector (el insecto o agente transmisor); la gestión del vector para prevenir y controlar su presencia; la protección individual de la población; la formación e información; y la coordinación y comunicación entre administraciones y agentes implicados.

La necesidad de implementar el Plan radica en que las enfermedades víricas transmitidas por artrópodos (en Zoología, del grupo de invertebrados como insectos, crustáceos y arañas), como son Dengue, Chikungunya y Zika, constituyen el grupo de enfermedades que más está aumentando en el mundo y tienen una gran importancia epidemiológica, porque se extienden a gran velocidad y afectan rápido a un porcentaje elevado de población allí donde llegan.

Los virus que transmiten estas enfermedades se transmiten de persona a persona por la picadura de mosquitos del género Aedes. Para que la transmisión ocurra tiene que coincidir el virus, el vector competente (mosquito) y la persona susceptible, además de las condiciones ambientales.

La Ciudad ampliará este año un mes el periodo de vigilancia para la detección precoz del mosquito-tigre


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad