CORONAVIRUS

La Ciudad Autónoma tiene hasta el miércoles, 6 de mayo, para pedir al Ministerio entrar en la fase 1

La Ciudad Autónoma tiene hasta el miércoles, 6 de mayo, para pedir al Ministerio entrar en la fase 1
La Consejería de Sanidad y el Ingesa obligados a colaborar para la petición./archivo
La Consejería de Sanidad y el Ingesa obligados a colaborar para la petición./archivo  
Los requisitos imprescindibles para el cambio de fase obligarían a priori a poder disponer o generar más de 300 camas de hospitalización para agudos en 5 días

El Boletín Oficial del Estado de este domingo recoge entre otras cosas una orden del Ministerio de Sanidad en la que establece los criterios de cogobernanza con las autonomías para ir pasando de fase. La decisión final, que tratará de consensuarse, recaerá en el Ministerio de Sanidad, pero la iniciativa recae en cada Comunidad Autónoma o Ciudad Autónoma. Tanto así, que la Ciudad Autónoma tienen hast las 14.30 horas de este miércoles 6 de mayo para remitir su propuesta y solicitud si quiere que la Ciudad pueda entrar en la fase 1 el lunes 11, primer día que se podría, según recoge el propio texto legislativo.

“salvo circunstancias debidamente justificadas, la primera propuesta se remitirá antes del 6 de mayo a las 14 horas, y las sucesivas propuestas, al menos, con una semana de antelación a la fecha propuesta para su aprobación”, recoge el texto del Ministerio de Sanidad.

¿Qué debe contener la propuesta que elabore el Gobierno de la Ciudad? Una introducción en la que se recoja cuál es la situación actual de la pandemia y la fase a la que se quiere optar a pasar dentro de al desescalada, la descripción de las medidas de desescalada a adoptar y los plazos temporales para ponerlas en marcha, así como un “análisis de las capacidades estratégicas disponibles en el sistema sanitario, de la situación y evolución epidemiológica esperada en el territorio y de los mecanismos para reducir el riesgo de transmisión en la población”.

Y ese análisis debe contemplar y basarse en indicadores concretos, como por ejemplo la capacidad de la detección precoz de la enfermedad y la vigilancia epidemiológica, la identificación y contención rápida de las fuentes de contagio, la capacidad de aislamiento y control de las fuentes de contagio confirmadas y potenciales, la capacidad de la atención primaria y de la asistencia hospitalaria, los casos activos y todo lo que se considere relevante incluir, también desde el punto de vista de parámetros económicos, sociales y de movilidad.

Para las medidas de desescalada no conviene salirse de lo que contempló para las diferentes fases el propio Gobierno al anunciar y publicar su plan, que son parámetros generales para todo el país.

Requisitos previos

Pero además de la propuesta, Sanidad ha establecido unos requisitos previos “imprescindibles para la toma en consideración de la propuesta”. Y estos requisitos, a priori, hacen complicado que Ceuta pueda avanzar de fase.

El primero de ellos es que la ciudad debería “disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de 5 días entre 1,5 y 2 camas de Cuidados Intensivos por cada 10.000 habitantes”. Son más de las que existen en la actualidad en el Hospital, serían necesarias 13 como mínimo, pero no está claro si se descuentan las que estén ocupadas.

El segundo requisito imprescindible parece aún más complicado: “Disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de 5 días entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes. Unas 333 camas nuevas de hospital para agudos.

Estos requisitos dificultarían de forma considerable que Ceuta pudiera cambiar de fase, si bien, si se toma como ejemplo los territorios que este mismo lunes ya entrarán en la fase 1 se puede encontrar alivio.

En la nota de prensa para anunciar esta orden que ha remitido el propio ministerio se hace mención expresa las islas que desde este lunes pasan a la fase 1, el ejemplo de La Gomera, el Hierro y La Graciosa, es sintomático y válido para Ceuta. En los tres casos la nota de prensa del ministerio hace alusión a que en caso de repunte de la enfermedad tienen capacidad para trasladar enfermos a las islas vecinas más grandes: Tenerife y Lanzarote, según el caso. Una solución que podría servir para el caso de Ceuta.

“La Gomera ha registrado un total de 8 casos desde el principio de la epidemia, el día 28 de marzo fue la fecha en la que se diagnosticó el último caso y hay dos casos hospitalizados. La isla dispone de 40 camas de hospitalización y hay 17 ocupadas por pacientes sin COVID-19. Si se necesitaran camas de UCI los pacientes se podrían trasladar a Tenerife”, recoge la nota del ministerio.

Según el requisito imprescindible y por población, la isla tendría que tener capacidad para generar en 5 días más camas para agudos, aproximadamente el doble, que las que tiene en su discurrir normal. Un caso similar al de Ceuta.

La Ciudad Autónoma tiene hasta el miércoles, 6 de mayo, para pedir al Ministerio entrar en la fase 1