PANDEMIA

Diez nuevos positivos durante las últimas 24 horas confirman el descenso de la quinta onda epidémica

Diez nuevos positivos durante las últimas 24 horas confirman el descenso de la quinta onda epidémica
gente calle apaisada
Imagen de recurso.
El regreso de las vacaciones es el principal factor de riesgo para la situación epidemiológica en la ciudad a juicio del jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital. "Si el cumplimiento de las medidas preventivas individuales fuera riguroso, así como la interacción social reducida, la incidencia se situaría en alrededor de 200 en tres semanas", augura.

La Consejería de Sanidad ha notificado este domingo la detección durante las últimas 24 horas de sólo 10 nuevos positivos de la enfermedad del coronavirus y la reducción a 778 del número de residentes en la ciudad en aislamiento, con lo que se confirma el descenso de la quinta onda pandémica de la COVID-19.

Actualmente en el Hospital Universitario sigue habiendo cuatro infectados en planta, tres en Urgencias y dos en la Unidad de Cuidados Intensivos.

La tasa de incidencia acumulada de nuevos positivos por cada 100.000 habitantes durante los últimos catorce días ha caído hasta 555,8 y a una semana a 226,8, en ambmos casos en nivel de riesgo muy alto, por lo que Ceuta continúa en alerta 3 a pesar de los que los datos de presión hospitalaria no pasan del riesgo medio con un 5% de las camas globales del clínico de Loma Colmenar ocupadas por pacientes con la COVID, como un 11,7% de las de la UCI.

Los últimos contagiados son cuatro hombres y seis mujeres, un tercio con entre 50 y 59 años (3), dos sexagenarios y otros tantos con entre 15 y 19 años. La mitad del total son asintomáticos.

El último informe del jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario, Julián Domínguez, apunta que estamos ante una quinta onda epidémica "en descenso, con disminución ostensible del número de pacientes sintomáticos en las últimas tres semanas y mejora ostensible del porcentaje de trazabilidad y mantenimiento de baja ocupación asistencial, pero con estabilización de la transmisibilidad".

Desde su punto de vista es "difícil" hacer una predicción de la evolución de la situación "por la aparición de brotes en centros de acogida" de migrantes llegados en mayo. Además, la movilidad e interacción veraniegas "han producido un importante número de casos que puede verse incrementados con la vuelta de vacaciones a finales de agosto y primeros de septiembre". Si no fuese así, y el cumplimiento de las medidas preventivas individuales fuera riguroso, así como la interacción social reducida, la incidencia "se situaría en alrededor de 200 en tres semanas con importante reducción del número reproductivo".

Diez nuevos positivos durante las últimas 24 horas confirman el descenso de la quinta onda epidémica