PANDEMIA

La familia, el mayor peligro para los abuelos en la ciudad con mayor incidencia de COVID-19 entre mayores de 65

La familia, el mayor peligro para los abuelos en la ciudad con mayor incidencia de COVID-19 entre mayores de 65
Archivo
Archivo

Es el reverso retorcido y cruel de esta pandemia, que no solo se lleva por delante los mayores y a los más débiles, sino que también los aleja de sus seres queridos. Las residencias se aíslan, prohibida la visita de familiares e incluso regiones como Cantabria han decidido suspender casi en la víspera la semana de vacaciones escolares prevista para esta semana para evitar en la medida de lo posible que los niños tengan que ser cuidados por los abuelos o se multipliquen las reuniones familiares aprovechando el parón de las clases.

Un peligro que acecha especialmente en Ceuta, donde los lazos familiares son especialmente estrechos y abundan las grandes familias reunidas bajo un mismo techo. No en vano, Ceuta presenta los peores indicadores de incidencia del nuevo coronavirus en los mayores de 65 años, con una curva que se ha hecho cada vez más aguda en las últimas semanas, con la incidencia acumulada disparada por encima d los 80 casos por cada 00.000 habitantes y con un goteo constante de fallecimientos de pacientes de avanzada edad.

La razón de esta incidencia: la familia, en concreto las reuniones familiares. El domicilio es, según el último informe del Instituto de Salud Carlos III, el principal foco conocido de contagio. No lo dudan tampoco ni el consejero de salud, que tiene claro que las reuniones sociofamiliares están detrás de este fuerte repunte, como el responsable de Medicina Preventiva, el doctor Julián Domínguez. Ambos señalan sin dudar a los “brotes sociofamilires y familiares” como la razón más plausible.

A ello hay que sumarle el estado de salud de los ceutíes. El dato más grueso, pero que sirve como patrón oro del estado de salud de la población es la esperanza de vida. Un dato que nos coloca al final de la cola: Ceuta y Melilla son las últimas de todo el país en esperanza de vida al nacer. Y si se analiza la esperanza de vida después de los 65, esto es en los últimos 15 años de vida media, en Ceuta y Melilla comprobamos que ambas ciudades son, junto con Castilla La Mancha, las regiones en las que menos ha evolucionado la esperanza de vida. Tanto es así que los ceutíes viven 3 años de media menos que el resto de españoles. En los últimos 15 años los madrileños mayores de 65 años han ganado 3 años de vida mientras un ceutí o un melillense no llega ni a la mitad de esa mejora.

Respecto a las enfermedades crónicas más frecuentes en adultos, la hipertensión está en el caso de Ceuta ligeramente por debajo de la media. Eso sí, con matices: las ceutíes son las más hipertensas de todo el país, tan solo por debajo de canarias, mientras que los varones son los que menos hipertensión padecen.

Otro dato a tener en cuenta, más en medio de esta pandemia, es el bajo nivel de vacunación entre mayores de 65 años: Ceuta ocupa el último lugar con una media que es casi la mitad de la del resto del país.

La familia, el mayor peligro para los abuelos en la ciudad con mayor incidencia de COVID-19 entre mayores de 65