JAVIER GUERRERO, CONSEJERO DE SANIDAD

“Hemos tenido poco contacto con el virus y eso nos obliga a una desescalada lenta y responsable”

“Hemos tenido poco contacto con el virus y eso nos obliga a una desescalada lenta y responsable”
Javier Guerrero, este jueves en la sala d eprensa del Ayuntamiento
Javier Guerrero, este jueves en la sala d eprensa del Ayuntamiento

Para el consejero de Sanidad del Gobierno de Ceuta, Javier Guerrero, los resultados del estudio de seroprevalencia de la COVID-19 en Ceuta --basado en la presencia de anticuerpos en la población-- permite dos lecturas. Una, laudatoria: “Ceuta se tiene que sentir orgullosa, hemos hecho un buen trabajo” de contención del virus, ayudado por la singularidad geográfica de la ciudad y la coordinación entre el Ingesa y la Ciudad, dejando en menos de un millar los casos registrados en Ceuta, según los resultados del estudio estadístico. La segunda lectura abre un sinfín de incógnitas, algunas inquietantes, que solo resolverá el tiempo y nos deja una evidencia: la inmunidad de grupo está muy lejos. Lo cual nos lleva a una conclusión inevitable, advierte  Guerrero, solo la vacuna nos permitirá olvidarnos de las medidas y limitaciones que sufrimos ahora. Mientras tanto, “cautela y responsabilidad”. Mucha responsabilidad, ha insistido el responsable de Salud Pública en Ceuta. 

“Nos obliga a que la desescalada sea lenta, prudente, y sobre todo que sea responsable. No tenemos vacuna todavía y esta (escasa) incidencia nos obliga fundamentalmente a seguir manteniendo las medidas y recomendaciones”

Lo primeros resultados del estudio de seroprevalencia en Ceuta arrojan que solo un 1,1 por ciento de la población ha estado expuesta al virus SARS-CoV-2, bautizado como COVID-19. Ceuta es el exponente más bajo de la pandemia en España, que ya de por sí registra una prevalencia muy baja, con solo un 5 por ciento de la población expuesta al nuevo coronavirus.  “Hemos tenido poco contacto con el virus”, resume Guerrero. Lo que es síntoma de un buen aislamiento y control y seguimiento de los casos, pero también, mirando al futuro, “nos obliga a que la desescalada sea lenta, prudente, y sobre todo que la desescalada sea responsable. No tenemos vacuna todavía y esta (escasa) incidencia nos obliga fundamentalmente a seguir manteniendo las medidas y recomendaciones”. Guerrero ha reiterado en un llamamiento a la responsabilidad ciudadana. 

“No se ha terminado la pandemia, el virus está todavía con nosotros, así lo demuestran esos pequeños repuntes de casos”

Contactos locales e importados

“No se ha terminado la pandemia, el virus está todavía con nosotros, así lo demuestran esos pequeños repuntes de casos”, advierte Guerrero, que ha explicado que entre los últimos positivos confirmados por PCR, hay casos importados pero también contagios locales, derivados del alivio de las limitaciones ala movilidad, la llegada de personas procedentes d ella Península y también algún caso de personas que han debido acudir a consultas externas en hospitales de la Península. “Es mixto”, aclara, aunque “más local y menos importado”, que en el primer repunte de la pasada semana. Así y todo, el consejero de Sanidad considera que estamos “en una situación buena pero no podemos decir que hemos terminado”.

Guerrero confía en el buen trabajo de la Sanidad pública y de la coordinación de la Ciudad e Ingesa y su capacidad de respuesta, pero, insiste, “solo la responsabilidad de cada ciudadano puede evitar que váyanos hacia atrás en todo esto. (…) que sepan saber e4star y saber comportarse en esta situación y tener la responsabilidad suficiente para que todos podamos avanzar hacia la fase 2”. "No tenemos vacuna, pero si tenemos otras armas, la cautela, la prudencia y las mascarillas"

“Hemos tenido poco contacto con el virus y eso nos obliga a una desescalada lenta y responsable”