24 DE ABRIL

El INGESA alerta del potencial “devastador” de la meningitis en la víspera de su Día Mundial

El INGESA alerta del potencial “devastador” de la meningitis en la víspera de su Día Mundial
hospital urgencias recurso 2
Imagen de archivo.

En el Hospital Universitario se ha diagnosticado en lo que va de año una meningitis meningocócica en una paciente procedente de Marruecos


La meningitis es una enfermedad que consiste en la inflamación de la membrana que rodea la médula espinal y el cerebro. Puede ser de causa toxica o infecciosa. Cuando se trata de una infección "puede ser muy grave y causar importantes daños cerebrales, e incluso la muerte en un 50% de las personas que no son tratadas", según ha alertado este lunes el INGESA en una nota a los medios. Puede ser vírica o bacteriana, siendo esta última la más severa y peligrosa. No obstante, el tipo más común es la meningitis producida por un virus, como el de las paperas, la varicela o el del herpes simple.

El internista del Hospital Universitario, Jesús Santiago Tocano destaca que “el diagnóstico precoz es esencial para el éxito del tratamiento de esta enfermedad que, en muchas ocasiones, tiene un comienzo de carácter leve o inespecífico, pero en la que el inicio del tratamiento adecuado es fundamental para evitar complicaciones graves o incluso la muerte. La meningitis meningocócica pasa rápidamente de unos síntomas parecidos a los de una gripe a los de un trastorno grave”.

Toscano añade que “por su severidad y complicaciones es importante considerar la prevención de la meningitis. La mejor forma de prevención son las vacunas, no obstante, hacen falta diferentes vacunas contra la meningitis ya que existen muchas bacterias y virus distintos que la pueden causar. Actualmente, existe vacuna para la meningitis A y C, no para la B. Sin embargo, ensayos clínicos, que se encuentran en fase 3, podrían dar un giro radical al tratamiento”.

Esta inmunización debe proteger a los niños más pequeños -los menores de un año- que son los más vulnerables. Por eso, se realiza a los tres meses, a los cinco meses y luego al año de vida, con un complemento a los 11 años. Lo que se busca, además, es reducir los portadores nasales de la bacteria y, de este modo conseguir que la población no vacunada pueda estar protegida de modo indirecto, porque se transmite por vía respiratoria. También aquellas personas que viajan para participar en eventos masivos o destinos donde hay brotes de meningitis deben considerar la necesidad de inmunizarse.

En el Hospital Universitario se ha diagnosticado en lo que va de año una meningitis meningocócica en una paciente procedente de Marruecos. El año pasado se identificó una estreptocócica y otras dos  bacterianas. En 2016, una meningitis estafilocócica y otra bacteriana por germen no identificado.

El INGESA alerta del potencial “devastador” de la meningitis en la víspera de su Día Mundial