CORONAVIRUS

El lío de las “incongruencias”, que no lo son, en los datos de Simón

El lío de las “incongruencias”, que no lo son, en los datos de Simón
Fernando Simón. /Archivo
Fernando Simón. /Archivo  

El, ya famoso, director del Centro de Emergencias y Alertas Sanitarias, doctor Fernando Simón, ha originado este domingo un pequeño revuelo que ha obligado a emitir aclaraciones públicas a la Consejería de Sanidad y al Ingesa al reconocer “incongruencias” en los datos aportados por la Ciudad Autónoma sobre la pandemia. Esas incongruencias no son tales en realidad y tienen una fácil explicación que el seguimiento diario de la información facilitada por Ingesa y la Consejería de Sanidad no ofrece dudas.

En concreto a Simón le han preguntado por qué en la estadística de Ceuta figuran 101 casos positivos detectados y 142 personas curadas. La lógica de esos dos datos puede indicar cierta incongruencia, pero el problema está en la forma de ofrecer la estadística sobre la pandemia y sus sucesivas modificaciones por parte del Ministerio para tratar de mantener cierta uniformidad en la serie y aunar la información que ofrecen las 17 autonomías y las dos ciudades autónomas.

Desde este domingo, el Ministerio de Sanidad ha dejado de contar los positivos aflorados por los tests rápidos para no contaminar la serie, pero desde hace días ya reflejaba como positivos de cara a la tabla sólo los confirmados mediante PCR. Y eso es todo. Los 101 casos positivos que figuran a día de hoy en la estadística del Ministerio para Ceuta son 101 confirmados por PCR, pero Ingesa y la Consejería de Sanidad han seguido sumando y confirmando los casos detectados mediante test rápido. Casos positivos que desde hace días pasan a engrosar al mismo tiempo dos apartados de la estadística: el de positivos detectados y el de curados. Dado que lo que arrojan los tests rápidos de alta fiabilidad en muchos casos durante los últimos días es que hay personas que tienen anticuerpos, pero no virus. Lo que significa que han tenido la enfermedad, y se les da como positivos confirmados, pero ya no la tienen, y se les da como paciente curado.

Si Simón no baja al detalle de la estadística incluso podría encontrar alguna que otra “incongruencia” más. Por ejemplo, en la estadística oficial de Ceuta figuran a día de hoy 4 personas fallecidas por causa del coronavirus, si bien en realidad hay 5 personas que tras tener coronavirus han fallecido. La última, esa quinta fallecida, murió en realidad por causa de un cáncer que ya padecía y antes de fallecer había superado el virus, arrojando negativo en una prueba.

Otro tanto de lo mismo sucede con el paciente que sigue hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos donde lleva varias semanas. Superó el virus, a pesar de que Ingesa no lo ha sacado de la estadística como caso activo en ningún momento.

El lío o revuelo originado por esa declaración de Simón pone en evidencia además la responsabilidad de las diferentes Comunidades Autónomas en una polémica que sigue a día de hoy siendo objeto de crítica al Gobierno. Se le ha acusado en numerosas ocasiones de manipular los datos y las cifras sobre la enfermedad, pero la realidad es que la labor del ministerio se limita a realizar un sumatorio de la información que le van a portando las diferentes Comunidades Autónomas. De existir manipulación, por tanto, no sería la del Gobierno sino la de quienes están aportando los datos, las comunidades.

A raíz de que Simón hablara de “incongruencias” en los datos de Ceuta, medios nacionales han girado la cabeza hacia la ciudad autónoma para tratar de escrutar qué es lo que estaba pasando, sin tener el detalle del día a día que sí llevamos los medios locales, que recibimos cada jornada dos actualizaciones de la estadística desde el gabinete de comunicación de Ingesa: una a las 12 del mediodía y otra a las 20 horas, y hemos podido realizar un seguimiento continuo a través de esos datos de la situación de la pandemia. Si bien es cierto que la información ofrecida por Ingesa en ocasiones ha dejado lagunas, como todo lo referido al número de pruebas realizadas que a duras penas hemos logrado arrancar alguna cifra a las autoridades sanitarias o el número de personas que han ido estando en vigilancia epidemiológica y en aislamiento, no ha sucedido lo mismo con los casos confirmados y su evolución, con los que tanto Ingesa como la Consejería de Sanidad han cumplido de manera rutinaria con la información de los mismos.

A pesar de eso, tanto Ingesa como la Consejería de Sanidad se han visto obligados tras las palabras de Simón a realizar aclaraciones públicas.

Ingesa para recalcar que en esos datos no hay incongruencia alguna, más allá de que el Ministerio no contabiliza los positivos detectados mediante test rápido desde hace días.  Algo que por cierto ya provocó un baile de un positivo hace algunos días entre la información que ofrecían las tablas de la web del ministerio y la que ofrecía Ingesa.

La Consejería de Sanidad por su parte ha recalcado que la recogida de esos datos “está coordinada y evaluada entre la Consejería de Sanidad de la Ciudad Autónoma y el Ingesa”, pero también en este caso es la consejería a través del Servicio de Vigilancia Epidemiológica quien “envía, por separado ambos datos (los positivos PCR y los positivos en test rápidos), pero el Ministerio sólo da cuenta públicamente de los casos positivos que han sido confirmados por PCR”, ha aclarado Sanidad.

“Sin embargo, el Ministerio de Sanidad contabiliza como curados a todos los que han superado la enfermedad, tanto si han sido diagnosticados por PCR como por test de anticuerpos”, ha referido el Gobierno Local.

“Por lo tanto, de la información aportada por la Consejería de Sanidad y el INGESA de manera conjunta no puede deducirse que exista alguna incongruencia "difícil de explicar" respecto de los casos positivos que afectan a Ceuta, tal y como ha manifestado en comparecencia pública el director del CCAES”, ha concluido la Consejería de Sanidad.

Muchos de los problemas que están surgiendo con la estadística sobre la enfermedad tienen que ver con la falta de un patrón sobre los mismos. Unas diferencias que existen entre las propias autonomías en España y que se reproducen a la hora de comparar la situación entre países, dado que no todos ponen el acento en los mismos conceptos. Sin ir más lejos, en Ceuta desde hace semanas se comenzó a reflejar en la estadística que se remite a los medios y a darle importancia al número de casos activos, algo que no sucede en la estadística nacional del propio Ministerio. Y si cualquier se asoma por ejemplo a la manera de vehiculizar los datos en Francia descubrirá con asombro que es difícil encontrar el número de contagios totales, dado que el país está poniendo el acento desde el primer día en el número de casos hospitalizados y no en el de contagios totales, como sucede aquí.

El lío de las “incongruencias”, que no lo son, en los datos de Simón