AGRESIONES

Más de 80 sanitarios han sufrido agresiones en Ceuta desde 2016

Más de 80 sanitarios han sufrido agresiones en Ceuta desde 2016
agresiones sanitarias recurso
Dos sanitarios, portando consignas contra la violencia

Se cree que la cifra real podría ser muy superior a la estadística oficial


Hace tan solo unos días, tuvo lugar en nuestra ciudad (concretamente, en el Centro de Salud de El Tarajal) un nuevo episodio de agresión a personal sanitario. Aunque el ataque no pasó del intento, el autor de los hechos fue condenado a cuatro de meses de prisión y al pago de una cuantiosa multa económica por un delito contra la autoridad (en este caso, representada por la facultativa a la que trató de agredir).

Según las estadísticas oficiales, más de ochenta sanitarios (entre médicos, enfermeros, auxiliares y celadores) han sido víctimas de algún tipo de agresión -física o verbal- a lo largo de los últimos seis años en Ceuta. La cifra es, cuanto menos, preocupante. Visto lo visto, no resulta descabellado afirmar que estamos ante una suerte de mal endémico; otro más para la dilatada nómina de adversidades a las que los trabajadores del sector han de hacer frente durante el desarrollo de su ejercicio profesional.

Enrique Roviralta, especialista en otorrinolaringología y actual presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de la ciudad, desgrana la larga lista de agresiones de las que se tienen constancia desde 2016, año en el que más casos se registraron con un total de 29: 25 de ellas, físicas; las 4 restantes, de tipo verbal. La mayoría de las víctimas fueron médicos y personal administrativo, con 11 y 10 agredidos, respectivamente.

En 2017, la cifra cayó abruptamente, pasando de las 27 del año anterior a «solo» 10, con 6 ataques físicos y 4 verbales. De nuevo, los médicos fueron el colectivo más damnificado, registrándose 4 altercados. El resto, se repartieron a partes iguales (2) entre enfermeros, auxiliares y celadores.

En 2018, se experimentó un notabilísimo incremento de altercados. Con 18 casos, el monto de agresiones supuso casi el doble con respecto al curso anterior. Más de la mitad (concretamente, 11) fueron de naturaleza física. Los afectados fueron 6 médicos, 5 enfermeros, 4 auxiliares y 3 celadores.

Aunque poco sustancial, en 2019 tuvo lugar un descenso de este tipo de incidentes. De los 14 que constan, 5 llegaron a las manos; el resto, se quedaron en palabras. Médicos y enfermeros acapararon el grueso de estos con 5 cada uno.

2021 finalizó con la cifra más baja de agresiones de todo el período. «Únicamente», se registraron 5: 3 físicas y 2 verbales. El personal administrativo y de enfermería fue objeto de todas ellas.

La secretaria general autonómica de la delegación de SATSE en Ceuta, Elizabeth Muñoz, tiene claro que «el índice oficial de casos es muy inferior al real». Muchos de los sanitarios que sufren agresiones de tipo verbal (del orden de insultos y amenazas) optan por no denunciar los hechos, motivo por el que estos episodios no pasan a formar parte de las estadísticas oficiales.

Diversas encuestas realizadas por el sindicato de enfermería sugieren que el número de agresiones verbales no denunciadas es bastante superior a lo que inicialmente cabría esperar. Y es que, más del 80% de los enfermeros españoles manifiestan haber recibido insultos en algún momento de su trayectoria profesional. De hecho, casi la mitad de ellos aseguran haber sido agredidos verbalmente en hasta cinco ocasiones.

SATSE lleva años «tirando de las orejas» a las administraciones públicas para que se apruebe una ley de aplicación en todo el Estado que luche contra esta grave lacra, un problema que, lejos de llegar a su fin, parece estar yendo cada vez a más.

Más de 80 sanitarios han sufrido agresiones en Ceuta desde 2016