PANDEMIA

Pedro Alamillos: “No dudé un segundo en volver a ponerme la bata”

Pedro Alamillos: “No dudé un segundo en volver a ponerme la bata”
<!--StartFragment-->El doctor, que ya estaba jubilado, se incorpora al Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario ante la necesidad cr

Como "un baño de rejuvenimiento". Así se ha tomado el doctor Pedro Alamillos su vuelta al tajo. Jubilado desde 2018, se ha incorporado al Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario ante la necesidad creada por el coronavirus, pandemia a la que espera que la vacunación ponga fin.

Alamillos, que durante "muchos años" fue jefe de la Unidad Clínica en Jerez de la Frontera, ha aprovechado la disposición legal aprobada el año pasado que permite a los profesionales sanitarios jubilados de Medicina y Enfermería menores de 70 años reincorporarse para luchar contra la COVID-19.

Según ha explicado en declaraciones al INGESA, "tengo 68 años y siempre he estado unido a la Sanidad a través de organismos públicos y científicos: cuando vi la oportunidad incorporarme, no dudé. Había una vacante para el Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario de Ceuta, hablé con el doctor Julián Domínguez y he tenido la suerte y la Dirección del INGESA ha tenido la consideración de llamarme".

El facultativo conocía la ciudad de "conferencias, reuniones e incluso por ocio" y ahora ha descubierto el clínico de Loma Colmenar: "Es muy curioso ver el ambiente que se respira. La península que es Ceuta no la conocía por el lado de levante y ahora la estoy descubriendo y estoy encantado de la ciudad, muy agradecido y, si puedo ayudar en lo que mi capacidad me permita, pues aquí me tenéis".

Alamillos se ha "sorprendido" por "el nivel que tiene este Hospital en Medicina Preventiva", al que se está "adaptando". "Tenemos una importante actividad docente y asistencial con los residentes y estoy introduciéndome en temas laborales poco a poco y también estoy accediendo a temas asistenciales de Medicina Preventiva", ha resumido.

Su análisis de la evolución local de la pandemia apunta que "Ceuta tiene características que lo asemejan a una isla, siempre y cuando este cerrada la frontera con Marruecos, en el sentido de que puede controlarse fácilmente viendo quién accede y quién sale por vía marítima y aérea, y en este momento ese control es prácticamente del 99%, pero también una serie de características propiascomo la gran movilidad de personas que salen los viernes con dirección a la Península".

"Podemos decir y decimos que la vacuna pondrá fin a la pandemia. Si nos vamos hasta Israel, vemos que lo que está ocurriendo es increíble. La vacuna reduce la aparición de la infección en un 92%; la de enfermedad sintomática, en un 94%; la hospitalización, en un 87%, y la posibilidad de enfermedad grave y de muerte, en un 92%", resalta.

Pedro Alamillos: “No dudé un segundo en volver a ponerme la bata”


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad