COVID-19

La sexta ola se acerca a su final pero las predicciones auguran más hospitalizaciones y muertes en enero

La sexta ola se acerca a su final pero las predicciones auguran más hospitalizaciones y muertes en enero
Hospital paciente test pruebas presión arterial
Hospital paciente test pruebas presión arterial

Las autoridades sanitarias detectan más de 280 nuevos casos. Preocupan los brotes detectados en la residencia Gerón, el CETI, La Esperanza y el servicio de diálisis


Desde el 10 de noviembre de 2021, las autoridades sanitarias ceutíes han detectado 8.597 casos de covid-19, más de la mitad de los 15.907 registrados en casi dos años de pandemia. Y el tsunami sigue. Este último viernes, la curva de contagios sigue sumando con más de 280 nuevos contagios, de ellos 14 pacientes y vulnerables entre los que se contabilizan 8 residentes en Gerón, diez en el CETI, 22 en el centro de La Esperanza y 16 en el servicio de diálisis.

Datos que sigue manteniendo al alza la incidencia acumulada, que escala hasta los 6366,37 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días (multiplicando por seis el peor dato de la pandemia) pero que auguran el inminente descenso. Algunas son las señales que invitan a un optimismo que, así y todo, requerirá altas dosis de paciencia. Para el informe de este sábado 22 de enero, el área de Medicina Preventiva calcula un descenso en la tendencia de casos de un -6,84 %, con un leve descenso de la IA a aproximadamente 6.323,36 casos por 100.000 habitantes.

“Tal como confirmamos en los dos días anteriores sigue su descenso la incidencia acumulada en los últimos 7 días y se volverá a reducir en la jornada de mañana con aún mayor intensidad. La tendencia de casos diagnosticados se ha vuelto a reducir del 133% hasta hacerse negativa con un -6,8% en ocho días. El número reproductivo sigue bajando 9 días consecutivos estando ya en 0,95”, prevé Medicina Preventiva en su informe diario.

Pero la salida del túnel de la sexta onda pandémica tendrá su precio, señalan las previsiones del SERLAB (Sistema Estatal de Resultados de Laboratorio). “Las predicciones de ocupación hospitalaria, que deseamos que no se cumplan —ruega Medicina Preventiva—siguen siendo muy malas en cuanto a la ocupación de camas convencionales (de 33-51 camas con pico el 13 de febrero de 2022), y la predicción de ocupación de camas de UCI predice una media de 3-4 camas ocupadas con pico en la semana del 2 al 30 de enero”. En cuanto a la letalidad, el informe de SERLAB predice cinco fallecimientos más en el curso del mes de enero, “predicción que esperemos que no se cumpla”, confía por su parte el informe de Medicina Preventiva.

Pero, pese a la aparente tendencia a la baja, Ceuta presenta a día de hoy los peores datos del país. Tanto la incidencia acumulada en Ceuta en los últimos 14 días como la de los últimos 7 días vuelve a ser la más elevada a nivel nacional por autonomías, registrando también la cifra más elevada de entre todos los grupos etarios y autonomías con 10.146,33 casos por cien mil habitantes en el grupo de 12-19 años, superando los 7.000 por cien mil en los grupos de 20-29, 30-39 y menores de 11 años. Además, el número de aislamientos publicados oficialmente supera las 4.100 personas. Un escenario que era de esperar, subraya el área que dirige Julián Domínguez: “Es fruto de la alta interacción y movilidad de las últimas semanas y fiestas navideñas, que deberían haber conllevado como en numerosas ocasiones hemos recomendado, medidas restrictivas flexibles y proporcionadas a la grave situación epidemiológica”.

Un panorama que está afectando especialmente a la red sanitaria, focalizándose en la atención primaria y urgencias. Siguen incrementándose las asistencias de urgencias hospitalarias sin ingreso que acuden por COVID19 al servicio de urgencias hospitalario de forma significativa respecto a las anteriores ondas epidémicas, lo que está tensando mas si cabe a los profesionales sanitarios. El Hospital Universitario contabiliza a día de hoy 29 pacientes, sumando ya cerca de un centenar desde el pasado más de noviembre. 

La sexta ola se acerca a su final pero las predicciones auguran más hospitalizaciones y muertes en enero