COVID-19

Las UCI del Hospital Universitario se quedan con solo tres intensivistas en lo peor de la pandemia

Las UCI del Hospital Universitario se quedan con solo tres intensivistas en lo peor de la pandemia
Médico intensivista. Imagen de archivo
Médico intensivista. Imagen de archivo

“No queremos ser alarmistas pero es la realidad”, avisaba el presidente del Sindicato de Médicos, el doctor Enrique Roviralta: en lo peor de la pandemia, con cinco pacientes en UCI y veinte hospitalizados, el Hospital Universitario de Ceuta (HUCE) se queda con solo tres médicos intensivistas al cargo de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).


La capacidad hospitalaria y, en concreto el número de camas de cuidados intensivos es uno de los indicadores cruciales a tener en cuenta para medir la capacidad de hacer frente a la segunda ola de la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19. Desde Ingesa, su director Jesús Lopera, ha  reiterado en repetidas ocasiones que hay previsto un plan de contingencia y “la UCI cuenta con siete camas que ya se ha duplicado”, pudiendo triplicarse hasta alcanzar las 19 camas. El número de camas no es, por tanto, un problema a tener en cuenta, pero, ¿y los especialistas necesarios para atender a los pacientes ingresados en UCI? Ese es el verdadero problema de Ingesa.

“No queremos ser alarmistas pero es la realidad”, avisaba el presidente del Sindicato de Médicos, el doctor Enrique Roviralta: en lo peor de la pandemia, con cinco pacientes en UCI y veinte hospitalizados, el Hospital Universitario de Ceuta (HUCE) se queda con solo tres médicos intensivistas al cargo de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El HUCE tenía hasta ahora cinco especialistas en cuidados intensivos pero eso está apunto de cambiar. En la actualidad, uno de los cinco especialistas está de baja de larga duración y otra está en estos momentos haciendo las maletas una vez conseguido el traslado. En plena segunda ola de la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19, con 237 casos activos y cinco pacientes en UCI, Ceuta se queda quedan solo tres intensivistas que verán como se triplica su trabajo, pues han de cubrir los tres turnos de mañana, tarde y noche y los turnos de guardia cada tres días.

“Los tres que tenemos tiene que atender ahora mismo la UCI Covid y la no covid, que las UCI se han desdoblado, su trabajo se ha triplicado y piensa que es una guardia cada tres días , tienen que entrara cada tres días además del trabajo diario”, explica Roviralta. El pasado miércoles, el Sindicato Médico se concentraba ante las puertas del Área de Urgencias para pedir refuerzos materiales y humanos para un servicio saturado y sobrepasado por la pandemia. Roviralta avisaba que después de Urgencias se concentrarían en otras áreas que presentan graves carencias. Una de ellas es la UCI.

El problema es que si antes era difícil, casi imposible, encontrar profesionales sanitarios que quisieran mudarse a Ceuta, ahora, en plena crisis global, con todos los sistemas sanitarios de España, Europa y el mundo entero buscando facultativos y personal sanitario es prácticamente una utopía. Y los intensivistas 

Son conscientes de que poco más puede hacer INGESA. En el Sindicato Médicos señalan hacia arriba, hacia Madrid. “Es necesario que Madrid mueva el culo, todas las CCAAA tienen el mismo problema pero es que Ceuta tiene una singularidad  y un aislamiento que nos hace especialmente vulnerables “De hecho se están pidiendo intensivistas en España y en Europa. No solo nosotros necesitamos médicos de cuidados intensivos”, explican desde e Sindicato de Médicos.

“El problema va más allá de que falten médicos, es que ni tan siquiera los hay en el mercado de trabajo. Nadie quiere venir a Ceuta. “La dirección (de Ingesa) en Ceuta no no ponen pegas a la hora de contratar médicos, pero no hay médicos para contratar, por eso solicitamos que Ceuta y Melilla sean áreas de difícil cobertura que atraiga a profesionales de la Península, que se puedan quedar fijos en Ceuta, con contratos estables y así poder armar un poco la sanidad pública”. 

Las UCI del Hospital Universitario se quedan con solo tres intensivistas en lo peor de la pandemia