Unos 1.100 migrantes intentan saltar la valla durante la madrugada de Año Nuevo


Unos 1.100 migrantes intentan saltar la valla durante la madrugada de Año Nuevo

- Sólo dos han logrado acceder a territorio español, al ser derivados al hospital por las heridas que presentaban

- Delegación destaca la violencia con la que se han empleado, hiriendo a 55 agentes

Unos 1.100 migrantes han intentando atravesar el vallado fronterizo que separa Ceuta de Marruecos durante la pasada madrugada. Mientras la mayoría aún seguían festejando la entrada del año nuevo, los migrantes de origen subsahariano han protagonizado un intento de entrada que, según ha informado la Delegación del Gobierno en Ceuta, se produjo de forma “organizada y violenta”.

Tan sólo dos de ellos habrían logrado acceder a suelo español, al ser derivados al Hospital Universitario de Ceuta para curarse de las heridas que sufrieron, tras ser previamente atendidos por Cruz Roja. Y es que 106 de los que lo intentaron se quedaron encaramados a la valla, a todos los atendió Cruz Roja, si bien, sólo dos presentaron heridas que revestían cierta consideración y requirieron ser trasladados al Hospital. Al resto, tras ser atendidos en el propio perímetro se les devolvió a Marruecos.

El intento de entrada se ha producido a las 4.20 horas en la zona de Sidi Ibrahim, por el centro del perímetro que marca la frontera entre España y Marruecos. Según Delegación del Gobierno “los asaltantes han intentado acceder de forma extremadamente violenta y organizada, tratando de forzar algunas de las puertas del vallado exterior, utilizando para ello barras de hierro, cizallas y piedras de gran tamaño, con las que han agredido, tanto a las fuerzas marroquíes como a los agentes de la Guardia Civil”.

Como consecuencia de esa violencia han resultado heridos 55 agentes, 50 de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes y 5 de la Guardia Civil. Las heridas de los agentes de la benemérita no resisten gravedad, no así las que afectan a sus colegas marroquíes, algunas sí son de importancia y uno de los heridos habría perdido un ojo por una pedrada.

Sólo gracias a la colaboración de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes se logró evitar que unos 500 migrantes llegaran a la valla. El resto, unos 600, logró alcanzar la misma, siendo contenidos por los agentes de la Guardia Civil desplegados en la zona junto con las fuerzas marroquíes.

Al dispositivo de contención se sumó también la UIP y la UPR del Cuerpo Nacional de Policía. Se desplegó el helicóptero de la Guardia Civil. Y también colaboró la Policía Local al ofrecer su apoyo, si bien se estimó preferible que la Local siguiera en su tarea del dispositivo especial de Nochevieja.

Unos 1.100 migrantes intentan saltar la valla durante la madrugada de Año Nuevo