CCOO PIDE MEDIDAS URGENTES

Asaltan a una enfermera de atención domiciliaria

Asaltan a una enfermera de atención domiciliaria
Vestíbulo del Hospital Universitario
Vestíbulo del Hospital Universitario

Una enfermera del centro de salud de Otero resultó agredida este viernes cuando había concluido una visita y salía de un domicilio en la avenida de Reyes Católicos. La mujer, que logró escapar de la agresión, debió de ser atendida en urgencias del Hospital Universitario, según informan desde Comisiones Obreras que exige medidas urgentes para atajar este problema.

“Durante el último mes han salido a la luz agresiones tanto en el centro de salud del Tarajal como en el servicio de urgencias de atención primaria. A esto hay que sumarle el intento de robo con arma de fuego que sufrió un trabajador en el hospital universitario”, enumeran desde la sección de Sanidad de CCOO. “Las agresiones verbales o físicas que padecen los profesionales del INGESA son por desgracia algo cotidiano y la frecuencia es mucho mayor de la mostrada por las estadísticas ya que es conocido por todos que muchas de las agresiones no son denunciadas ni comunicadas. La elevada presión asistencial, las altas expectativas de algunos usuarios (en ocasiones imposibles de satisfacer por el sistema)...las causas son múltiples”.

​De CCOO ofrecen su colaboración a la compañera asaltada y dejan clara “la responsabilidad de la seguridad de los trabajadores sanitarios es del INGESA y es a nuestros directivos a los que hacemos responsables de no desarrollar las medidas necesarias ni implicarse  lo suficiente​ en la prevención de estas situaciones. No podemos olvidar que la semana pasada cuando vino la ministra todo eran sonrisas en nuestros directivos. Y la ministra apenas vino a traer unas cuantas plazas que ni siquiera recuperan las que se han perdido estos años y unos cuantos euros más para unas decenas de profesionales. Aparte de eso también traía un plan estratégico y algún que otro unicornio”.

CCOO exige la aplicación de medidas preventivas, en concreto “rondas más frecuentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y si fuese necesario una presencia permanente ​ en los centros sanitarios​.  Y si no hay efectivos que los ceda el delegado del gobierno que los tiene allí permanentemente. Nuestros trabajadores tiene​n exactamente el mismo derecho que el delegado a cumplir sus funciones con seguridad”.

Pues es ahora cuando Hemos pedido detectores de metales como cuentan otras administraciones con menos conflictividad que la sanitaria (para hacernos una idea del calibre del problema hay que recordar que la Organización internacional del trabajo ha constatado que el 25% de la violencia en el trabajo se produce en el ámbito sanitario). Hemos pedido botones anti pánico portátiles para los profesionales más expuestos, hemos pedido que la seguridad privada pueda disponer de armas si es necesario.

Asaltan a una enfermera de atención domiciliaria