La Benemérita intercepta a un legionario que intentaba acceder a Ceuta a nado y sin pasaporte


La Benemérita intercepta a un legionario que intentaba acceder a Ceuta a nado y sin pasaporte

- El militar fue localizado la madrugada del domingo a la altura de la frontera del Tarajal con un traje de neopreno, una mochila y un walkie-talkie después de, según su versión, perder su pasaporte y ver imposible regresar a Ceuta

- El Instituto Armado abre al náufrago un acta de infracción por entrada en territorio nacional a través de un punto no habilitado

Mutó el chapiri por un traje de neopreno y se echó al agua para volver a casa sin mayor algarabía pero, en medio de su travesía, fue interceptado por la Guardia Civil. Pocas veces un rescate ha sido tan sorprendente. Cuando los agentes de la Benemérita subieron al presunto náufrago a su embarcación a la altura de la frontera del Tarajal el supuesto inmigrante no era tal, sino un legionario de 27 años destinado en el Serrallo que, según su versión, el pasado fin de semana extravió su pasaporte cuando se estaba dando una vuelta por el país vecino y, en lugar de usar la razón y acudir al consulado de Tetuán, por ejemplo, optó por enfundarse un neopreno y, con una mochila y un walkie-talkie, intentar volver por sus propios medios a Ceuta. Casi nada.

Los hechos, de los que da cuenta en su edición de este martes el diario El Faro, tuvieron lugar según las fuentes consultadas por Ceutaldia.com la madrugada del domingo a las 23.15 horas. En ese momento las cámaras térmicas del paso fronterizo detectaron un cuerpo caliente en el agua en dirección a la ciudad española. Nada nuevo bajo la luna.

Se dio aviso a una patrulla de costa y el Servicio Marítimo se dirigió a la zona para un operativo habitual: el rescate de un inmigrante subsahariano o magrebí intentando acceder a Ceuta. La sorpresa mayúscula llegó cuando, una vez localizado y subido a bordo, el sujeto dijo no sólo ser ciudadano español, sino también militar de la rojigualda. Legionario, residente en el Serrallo, oriundo de la Península y de 27 años. Para más señas, su identidad responde a las iniciales D.S.P. Según su relato perdió su documentación y la Gendarmería le vetó el paso a la ciudad española.

Los propios guardias civiles se encargaron del traslado del individuo hasta su acuartelamiento tras dar parte a sus superiores castrenses y le han instruido un acta de infracción por "entrada en territorio nacional por un punto no habilitado".

La historia tiene un punto extraño en el comportamiento del soldado, sin galones, que en lugar de alertar al consulado o a la embajada, o incluso a la Delegación del Gobierno para que esta diese los pasos oportunos, optó por lanzarse al agua. Según parte de las fuentes consultadas la historia es aparentemente creíble si se supone que el militar no pidió autorización para abandonar la plaza, como debe hacer toda la guarnición, vaya a Marruecos o a la Península, y quiso evitar por tan extravagante vía un arresto de dos semanas.

Otra parte teme que el suceso tenga alguna relación con cuestiones ilícitas, nada nuevo bajo el sol tampoco.

La Benemérita intercepta a un legionario que intentaba acceder a Ceuta a nado y sin pasaporte