PRESO EN SIRIA

El ceutí del ISIS Zuhair Ahmed reconoce que le pidieron inmolarse en Ceuta

El ceutí del ISIS Zuhair Ahmed reconoce que le pidieron inmolarse en Ceuta
zuhair el pais captura 2
Zuhair Ahmed en un momento de la entrevista concedida a El País.
El diario El País publica una entrevista (en vídeo) con este ceutí que practicó el terror durante 6 años en Siria en el grupo Estado Islámico y hoy apura sus días en una cárcel secreta en Siria sin piernas tras sufrir el ataque de un dron

El Ceutí Zuhair Ahmed, ex vecino de El Príncipe, estuvo 6 años combatiendo en Siria en las filas del denominado Estado Islámico (ISIS), el grupo terrorista famoso por las decapitaciones públicas contra todo aquel que consideraran enemigo. La periodista de El País, Natalia Sancha, le ha entrevistado en vídeo en la cárcel secreta de Siria en la que ahora pasa sus días por sus atroces crímenes, mientras sigue siendo reclamado por la Justicia Española como responsable de cientos de asesinatos. Sin asomo de arrepentimiento, Ahmed, reconoce que el denominado Califato, el Gobierno de ese Estado Islámico, le pidió hacer la yihad en Ceuta:

“Yo tenía que hacer eso, pero no lo he hecho, porque yo salí de la yihad para hacer yihad. Yo no podía hacer yihad allí”, dice con la voz baja en el vídeo. La periodista le pregunta “¿en Ceuta?”; y él contesta: “No podía, no quería. No podía y no quería. No quería, por ejemplo, hacer yihad con la gente que estaba allí”.

Sí lo hizo sin problemas en Siria contra la población musulmana de ese país. De hecho, Ahmed formaba parte de la policía encargada de vigilar el fiel cumplimiento de las costumbres, aunque él niega crueldad, niega que decapitara a nadie o que violara a mujeres o las esclavizara sexualmente, como se le imputa a los suyos.

Formó parte de la denominada celula ceutí Tariq Ibn Ziad y sembró el terror en Siria entre 2013, cuando con 22 años se unió junto a tres ceutíes más, al ISIS y hasta su caída en 2019. Sus otros tres compañeros relata que sí que cumplieron fielmente las órdenes del Califato Islámico y los viene a dar por muertos. Su contacto para introducirse en este infame ejército fueron amigos de Castillejos, “números de teléfono”, relata.

Reconoce haberse enrolado en el bando del terror de forma voluntaria y a pesar de mostrar cierta distancia del terror (¿Acaso no lo es querer negarlo?) tampoco muestra arrepentimiento. Al ser preguntado por ese aspecto, por si se arrepiente, repite “arrepiento”, en un castellano inconexo y expresa: “porque tienes que tener algo para que yo me arrepienta”, es una pregunta formulada sin la entonación. “No veo que mereció la pena ni que estoy arrepentido de eso”, añade.”Yo de hacer yihad no hago yihad porque no puedo”, dice. Un ataque de un dron contra los terroristas le dejó sin piernas desde la cadera. Pero “si yo pudiera hacer yihad estaba allí con ellos haciendo yihad”.

El trabajo de Natalia Sancha es tan escalofriante como necesario, aquí el enlace.

El ceutí del ISIS Zuhair Ahmed reconoce que le pidieron inmolarse en Ceuta