PRONÓSTICO FAVORABLE

Los diez guardias trasladados al Hospital tras el violento salto de este jueves reciben el alta

Los diez guardias trasladados al Hospital tras el violento salto de este jueves reciben el alta
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los diez guardias civiles que este jueves han tenido que recibir asistencia médica en el Hospital Universitario de Ceuta “por haber sido rociados con algún tipo de ácido, cal o líquido blanco” por los alrededor de 800 migrantes indocumentados que han intentado acceder a la ciudad autónoma han recibido el alta médica a última hora de la mañana, según han informado fuentes sanitarias. Los funcionarios han sido tratados “por trastorno respiratorio y afección cognitiva” o por quemaduras pero en todos los casos su pronóstico es “favorable”.

Trece de los dieciséis extranjeros que también han tenido que ser trasladados al Hospital Universitario con cortes y lesiones de diversa consideración también han sido dados ya de alta. Dos van a ser intervenidos quirúrgicamente por “cortes profundos” y otro está siendo valorado en el área de Traumatología sin que se descarte que también tenga que ser operado.

El Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de Inmigración de Cruz Roja ha atendido durante la mañana de este jueves a 592 personas. Un total de 132 han precisado asistencia sanitaria y once han tenido que ser hospitalizadas (siete por “cortes importantes”, tres por fracturas óseas y otra por una luxación), según ha informado la institución humanitaria en una nota a los medios. Además, sus técnicos y voluntarios han atendido a 22 guardias civiles por diversas “heridas y quemaduras”.

Según ha precisado la Dirección General de la Guardia Civil, el salto protagonizado por unos 800 varones de origen subsahariano ha tenido lugar “sobre las 6.35 horas”, cuando en la zona de Finca Berrocal se registró “una acción de intrusión mediante la utilización para cortar los mallazos de protección exterior e interior de radiales eléctricas, cizallas y mazos”.

Además, para evitar que los agentes de la Benemérita se acercaran a la zona, los inmigrantes “utilizaron material defensivo como escudos, protectores corporales artesanales y ofensivos, lanzando de manera virulenta a los agentes recipientes de plástico con excrementos y cal viva, esprays a modo de lanzallamas, piedras y palos”.

También se han recuperado “cócteles molotov y bolsas con hachís”. Una vez en territorio español, los indocumentados “han lanzado piedras a los agentes y a los vehículos oficiales provocando a tres de ellos la rotura de cristales.

Un total de 602 extranjeros ha conseguido acceder irregularmente a Ceuta, donde serán acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que con una capacidad máxima operativa cifrada en 520 plazas tras su última ampliación ya albergaba a unos 650 foráneos. En febrero del año pasado, tras la entrada de otro grupo de cientos de indocumentados, parte de ellos tuvo que quedarse durante varios días en tiendas de campaña militares instaladas en el estacionamiento del Centro Ecuestre anexo.

Los diez guardias trasladados al Hospital tras el violento salto de este jueves reciben el alta