A JUICIO ORAL

La Fiscalía pide 42 años de cárcel para un exprofesor del 'San Agustín' por abusar de menores y 7 delitos más

La Fiscalía pide 42 años de cárcel para un exprofesor del 'San Agustín' por abusar de menores y 7 delitos más
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.
El Ministerio Público le imputa tenencia y elaboración de pornografía infantil; por corrupción de menores; abuso sexual a menor de 16 años, inducción a la prostitución a menores de edad en varios tipos y ‘sexting’ tras "aprovecharse" de su condición de docente para, "con ánimo libidinoso", lograr con estudiantes "una relación y trato que excedía de lo amistoso y llegaba al ámbito sentimental y sexual”.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta ha dictado auto de apertura de juicio oral sobre un exprofesor del CC San Agustín, A.D.B., que fue detenido hace ahora tres años después de que la familia de uno de sus alumnos le denunciase ante la Guardia Civil, lo que permitió la incautación en dispositivos móviles e informáticos y conversaciones de Whatsapp de “fotografías y vídeos de menores de edad desnudos o con poca ropa”.

La Fiscalía pide para el docente, ya jubilado, al menos 42 años de cárcel por ocho delitos: por tenencia de pornografía infantil, uno; por corrupción de menores, dos; por abuso sexual a menor de 16 años, seis; por cuatro de inducción a la prostitución a menores de edad, ocho; por otro tipo de inducción a la prostitución a menores de edad, cinco; por elaboración de pornografía infantil, nueve; otros tantos por el mismo en distinta variante; y dos más por ‘sexting’, consistente en  “el envío de mensajes o fotografías por el embaucado o engañado por su inexperiencia sexual como menor”..

Además, al amparo de lo establecido en el artículo 57.1 del Código Penal, el Ministerio Público ha interesado la imposición de la prohibición de comunicación por cualquier medio, directo, indirecto o por medio de persona interpuesta, así como la prohibición de aproximación a distancia inferior a 100 metros de 13 menores de sus domicilios, lugares de estudio, trabajo, culto, cofradías, ocio o cualesquiera otro que los mismos frecuenten por un periodo de entre 5 y 10 años.

Para terminar, al amparo del artículo 192.1 del Código Penal, la Fiscalía reclama 10 años de libertad vigilada, así como inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido que conlleve contacto regular y directo con menores de edad por un tiempo superior a 5 años de la pena de prisión susceptible de ser impuesta en sentencia.

La acusación particular le atribuye seis delitos por los que solicita una condena de 17 años y 9 meses de cárcel: por el de tenencia de pornografía infantil, nueve meses de prisión; por el de corrupción de menores, un año y medio; por el de abuso y agresión sexual a menores de 16 años, tres años; otros tres y medio, por inducción a la prostitución de menores de edad; siete años por elaboración de pornografía infantil; y dos por ‘sexting’. La familia denunciante ha renunciado expresamente a “cualquier indemnización económica” que pudiera corresponderle.

Según fuentes judiciales, el escrito de la Fiscalía, con "más de cien páginas", reseña a la luz de la instrucción practicada que “se aprovechó de su condición de docente para, desde 2003, en ejecución de un plan preconcebido y aprovechando idéntica ocasión, tener acceso a los números de teléfono de menores de edad y lograr, con ánimo libidinoso, una relación y trato que excedía del amistoso y llegaba al ámbito sentimental y sexual”.

De acuerdo con las pruebas recabadas hasta ahora, el procesado “se ganaba la confianza de cada menor por medio de regalos e invitaciones a comer, tanto en el domicilio del investigado como en restaurantes”. Cuando lo conseguía “solicitaba que le remitiera a través del terminal móvil fotografías de naturaleza sexual, logrando su objetivo al remitirle los menores fotografías con el torso desnudo o en calzoncillos, llegando a obtener fotos de menores totalmente desnudos, en las que se les veía la zona genital”.

“Del mismo modo”, interpreta la Fiscalía de la instrucción realizada, “ganada la confianza del menor por medio de regalos, entre los que se incluye ropa interior y bañadores, consiguió que los menores se desnudaran ante él y se probaran dicha ropa [en el domicilio del acusado], logrando captar las imágenes de los mismos con fines libidinosos, conservando así fotografías y vídeos” de menores desnudos.

La Fiscalía entiende que “se aprovechó de su condición de docente para, desde 2003, tener acceso a los números de teléfono de menores de edad y lograr, con ánimo libidinoso, una relación y trato que excedía del amistoso y llegaba al ámbito sentimental y sexual”

“Igualmente, con la finalidad de tener contacto con los menores y, con ánimo libidinoso, hacía masajes a los menores y los recibía de éstos”, señala la acusación, que imputa al procesado el hecho de que “con ánimo libidinoso, se ofrecía a depilarles” incluso sus partes íntimas. De acuerdo con las fuentes consultadas, el procesado “sacaba a los menores de sus clases para que se fueran con él a otras dependencias del colegio, donde, con ánimo libidinoso, les hacía fotografías con el torso al descubierto o realizando striptease”.

Además, “en su condición del profesor accedía a los vestuarios mientras los menores se duchaban y aprovechaba para observarlos desnudos, con el consentimiento de alguno de ellos, así como para hacerles fotografías sin camiseta o en ropa interior”.

Esta conducta ya habría sido previamente realizada “con otros menores, los cuales, ya mayores”, siguieron “mandándole fotografías desnudos y vídeos masturbándose, algunos de los cuales se los remiten a cambio de una remuneración económica, habiendo normalizado ya la conducta referida de obtener beneficios económicos derivados de conductas sexuales al realizarla desde la minoría de edad”.

La Fiscalía pide 42 años de cárcel para un exprofesor del 'San Agustín' por abusar de menores y 7 delitos más