EN BUSCA DE PRUEBAS

La Fiscalía pide autorización judicial para intevenir y analizar los teléfonos de la cúpula local de Vox

La Fiscalía pide autorización judicial para intevenir y analizar los teléfonos de la cúpula local de Vox
Redondo y Ruiz, este jueves, en el Pleno.
Redondo y Ruiz, este jueves, en el Pleno.

La Fiscalía de Ceuta ha trasladado al Juzgado de Guardia local la denuncia que ha recibido por el contenido de los mensajes atribuidos a varios líderes de Vox en la ciudad autónoma vertidos en un grupo de Whatsapp denominado 'Gestora Vox' con afirmaciones despectivas sobre los “moros” y el Islam, ya que la investigación de los mismos “exige la intervención de teléfonos y su examen, para lo que debe contarse con autorización judicial”.

Según han indicado fuentes judiciales en declaraciones a Ceutaldia.com, afirmaciones como “vamos a tragar moros por cojones” o “la tercera Guerra Mundial tendrá que comenzar algún día y será contra el Islam”, dos de las recogidas en la denuncia formulada por el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), podrían ser perseguibles penalmente aunque se hayan realizado “en un foro privado”.

“El problema es la prueba del presunto delito, ya que los mensajes de Whatsapp son fácilmente manipulables y se requiere que se acredite el mensaje desde los teléfonos de quien envía y quien recibe”, han apuntado esas mismas fuentes.

La denuncia del MDyC, tercer grupo de la oposición en la Asamblea de Ceuta, alerta de que frases como las citadas y otras sobre la “islamización de la ciudad”, la “palestinación del territorio” o la posibilidad de tener que “combatir militarmente” podrían “exceder el ámbito de comentarios tabernarios” al tratarse de “presuntas opiniones de representantes públicos” como el presidente de Vox en la ciudad, Juan Sergio Redondo, o el diputado autonómico Francisco Javier Ruiz, policía nacional en excedencia.

Desde el punto de vista de la formación localista, los mensajes “podrían ser constitutivos de un delito de odio tal y como viene recogido en el artículo 510 del Código Penal”. Idéntica opinión tiene la asociación Movimiento contra la Islamofobia, que ha anunciado la presentación de otro escrito en la misma línea ante la Fiscalía que el Ministerio Público no ha recibido hasta este jueves.

Vox Ceuta ha asegurado que “las conversaciones están manipuladas y, en su totalidad, fuera de contexto” y ha denunciado que está siendo víctima de “una maniobra orquestada por ciertas personas, grupos políticos, mediáticos y económicos para desestabilizar y bloquear el futuro y la gobernabilidad de Ceuta”. También ha adelantado que analizará “todas las pruebas existentes” con el fin de “interponer acciones judiciales” contra los responsables de la difusión de los mensajes y “contra aquellos que hagan difusión pública de estos” ante “un posible delito de odio y para esclarecer el asunto”.

La divulgación de esos mensajes fue “la gota que colmó el vaso” del malestar de dos diputados autonómicos, María del Carmen Vázquez y José María Rodríguez, que el lunes abandonaron el Grupo Parlamentario de Vox en la Asamblea y pasaron a la condición de no adscritos tras tildar a la dirección política local de Redondo de “xenófoba” y su funcionamiento interno de “dictadura”.

La Fiscalía pide autorización judicial para intevenir y analizar los teléfonos de la cúpula local de Vox