INMIGRACIÓN

Marruecos frena nuevos intentos y solo unos pocos jóvenes logran llegar a Ceuta tras el aluvión del domingo

Marruecos frena nuevos intentos y solo unos pocos jóvenes logran llegar a Ceuta tras el aluvión del domingo
El cuerpo sin vida de uno d elos jóvenes que este domingo intentó entrra a nado en Ceuta. Foto vía Twitter @KARIMPRIM
El cuerpo sin vida de uno d elos jóvenes que este domingo intentó entrra a nado en Ceuta. Foto vía Twitter @KARIMPRIM

Alrededor de media docena de jóvenes migrantes han logrado entrar a nado en Ceuta después de que este domingo una verdadera desbandada de más de un centenar jóvenes, algunos de ellos incluso niños, se echara al mar en Fndeq (Castillejos) para tratar de alcanzar a nado la costa de Ceuta ante la total pasividad de las fuerzas del orden marroquíes. Apenas la mitad lo lograron, siendo muchos rescatados por la Guardia Civil en mar abierto, arrastrados por el fuerte temporal que ha agitado el Estrecho este fin de semana.

Hoy la situación es completamente diferente, explican fuentes de la Guardia Civil y han entrado algunos pero “en goteo”. La situación ha vuelto por tanto a la normalidad en el espigón del Tarajal, entendiendo por "normalidad” la entrada inevitable de inmigrantes irregulares, pero no el aluvión registrado este domingo, con casi un centenar de jóvenes..

La Guardia Civil permanece atenta para acudir en rescate humanitario, aunque este lunes el papel de Marruecos parece haber cambiado y la policía marroquí no se limita a ser espectador de la desbandada de jóvenes de Castillejos, que huyen de la crisis en la que está sumergida la localidad vecina de Bab Sebta tras el cierre de la frontera por la pandemia. 

Fuga de Fnideq

Fnideq ya vivía una terrible crisis, con elevadas cifras de paro antes de la pandemia. Esta situación se ha agravado con el bloqueo del porteo en octubre de 2019 y el posterior cierre de la frontera en marzo de 2020 por el coronavirus, dos medidas que han terminado de estrangular la maltrecha economía de la zona, en su mayor parte vinculada a la frontera, no solo al porteo: empleadas de horas y otros trabajadores transfronterizos llevan más de un año sin trabajar y miles de familias  a uno y otro lado de la frontera llevan todo este tiempo sin verse.

El goteo de jóvenes que abandonan su ciudad y mueren en el intento es ya abrumador. Son decenas los jóvenes de Castillejos que han muerto en el estrecho o intentando entrar en Ceuta a nado. Fnideq, que hasta hace poco más de un año y medio atraía a trabajadores de otras localidades maroquíes ve ahora cómo su población mengua. De las 34.000 personas que residían en la localidad fronteriza en 1994 se pasó a 100.000 en 2018. Muchos de ellos se han vuelto a sus lugares de origen ante la imposibilidad de cruzar la frontera para poder trabajar en Ceuta.

Rabat prometió una zona franca industrial y comercial en Castillejos como alternativa al contrabando que suponía el porteo y que daba empleo a miles de marroquíes directa o indirectamente. Esa promesa no se ha hecho realidad aún y la situación es angustiosa. El bloqueo del porteo y la pandemia han llevado a la ruina a Castillejos cuyos jóvenes huyen en desbandada huyendo de la falta de oportunidades y en busca de un futuro que, aunque incierto, al menos es una oportunidad, por peligrosa que sea. 

Marruecos frena nuevos intentos y solo unos pocos jóvenes logran llegar a Ceuta tras el aluvión del domingo