Los jóvenes huyen de Castillejos: más de medio centenar de marroquíes logran entrar a nado por el Tarajal

Los jóvenes huyen de Castillejos: más de medio centenar de marroquíes logran entrar a nado por el Tarajal
A la “fuga” de jóvenes se unen las repetidas protestas y manifestaciones exigiendo al Gobierno de Rabat una solución urgente para la región, sumida en una grave crisis por el cierre de la frontera.

Más de medio centenar de jóvenes marroquíes han logrado entrar a Ceuta a nado este domingo bordeando el espigón y sorteando el fuerte oleaje. “Y lo que queda”, añaden fuentes de la Guardia Civil. Son solo aquellos que lograron su objetivo después de que alrededor de 70 personas, según se asegura en redes sociales, se arrojarán al agua en la localidad vecina de Castillejos (Marruecos) ante la pasividad de las fuerzas del orden marroquíes, que, al contrario que el viernes, no movieron un dedo para impedir la fuga de jóvenes de su país.

El goteo de entradas irregulares y pateras con rumbo a la Península va in creciendo, alcanzando su cénit este último fin de semana de abril, cuando la entradas de jóvenes inmigrantes se ha multiplicado contándose por decenas. La situación en la localidad vecina de Fnideq (Castillejos) es límite incluso desde el cierre de la frontera, con el bloqueo del porteo. Y emigrar es la única salida para los jóvenes de Castillejos desde entonces.

A la “fuga” de jóvenes se unen las repetidas protestas y manifestaciones exigiendo al Gobierno de Rabat una solución urgente. La última este jueves, con más de 300 personas, que terminó con incidentes según reportan medios locales. Las ayudas y promesas no son ya suficientes y con el cierre de la frontera las oportunidades de empleo se han esfumado. Así lo retrata la prensa local:  “Desde febrero pasado y en respuesta a las diversas manifestaciones en Fnideq, el gobierno había proporcionado asistencia alimentaria y miles de vales adicionales por valor de 300 dirhams a los habitantes de este municipio. Las fábricas y unidades de producción de ropa incluso habían empleado a un centenar de mujeres, pero la mayoría fueron despedidas posteriormente.

Los jóvenes huyen de Castillejos: más de medio centenar de marroquíes logran entrar a nado por el Tarajal