PROTESTA FALLIDA

Nadie secunda la protesta para pedir que Verdejo deje la docencia

Nadie secunda la protesta para pedir que Verdejo deje la docencia
Despliegue policial ante el IES Clara Campoamor
Despliegue policial ante el IES Clara Campoamor
"No se le puede decir a un niño yo soy de Vox o soy del PP, los niños tiene que ser niños y jugar con otros niños", reivindica el promotor de la recogida de firmas para que expulsen de la docencia en Ceuta al portavoz de Vox, Carlos Verdejo.

Nadie ha secundado este lunes la protesta convocada en redes sociales para exigir que el portavoz de Vox, Carlos Verdejo, abandone la docencia. Una clamorosa falta de respuesta ala convocatoria en la que es más que probable que haya tenido que ver el gran despliegue policial, que ha cortado el acceso a la zona elegida para la protesta desde una hora ates de la cita, incluso para los medios de comunicación. 

La concentración, convocada a las puertas del IES Clara Campoamor, donde el portavoz de la formación de ultraderecha imparte educación física, ha terminado siendo una convocatoria fallida. Solo un puñado de curiosos, algunos alumnos del Clara Campoamor, rondaban el centro educativo.

Sí se han personado los convocantes de la recogida de firmas en change.org y la manifestación en solidaridad con Palestina, aunque han negado tener nada que ver con la convocatoria de la protesta para exigir que Verdejo abandone la docencia en Ceuta. “Esta manifestación la han convocado los padres, nosotros cuando convocamos una manifestación la hacemos con pautas legales, pedimos permiso y la hacemos. Somos de Unidad contra la Injusticia, estamos recogiendo firmas online y próximamente lo haremos de forma presencial”.

“La recogida de firmas es en base a todo lo que hemos estado viendo durante estos últimos meses en Ceuta sobre la intolerancia del señor Verdejo, no lo enfocamos en Vox, lo enfocamos a que siendo profesor no puede decir esas barbaridades en el pleno, porque al final a quien educa yes a niños y  aprenden de él y por eso hemos recogido firmas, que van por 2.500, que es bastante, para que este hombre no pueda educar en Ceuta. No puede decir que esto es política, los niños aprenden de todo lo que ven y más siendo profesor (…) No se le puede decir a un niño yo soy de Vox o soy del PP, los niños tiene que ser niños y jugar con otros niños, sean cristianos, hindúes o hebreos (…) Los niños llegan a casa con la política y eso no debe de ser”. Eso sí, aunque asegura que “Verdejo les dice cosa a los niños”, admite que lo saben solo de oídas: “No tenemos pruebas, por eso no decimos lo que dice”. 

I. y N., de 13 y 14 años respectivamente, son alumnos del Clara Campoamor. Ninguno tiene a Verdejo de profesor de Educación Física, pero saben bien quién es. Han venido a curiosear y, si se diera el caso, que no lo parece, a unirse a la protesta. Ambos dicen estar molestos con lo escuchado a Verdejo en sesión plenaria, pero ninguno de los dos ha escuchado decir nada al portavoz ultra en los pasillos ni en un aula y por lo que saben no ha tenido problema alguno con el alumnado. “No, él no mezcla la política con su profesionalidad, da clases a niños musulmanes y eso y les aprueba aprueba o suspende como un profesor normal y corriente”, concede N.  “Yo sí le he oido hablar mal con otro profesor de esta manifestación, criticándola”, apunta I. Y un dato más: que ellos sepan no tiene mote. Lo cual es raro en si mismo, sea Verdejo el profesor o quien fuere, cualquier docente que se precie merece tener su mote.

Policía Nacional

Nadie secunda la protesta para pedir que Verdejo deje la docencia