La Policía detiene a un ladrón violento y la víctima se va sin firmar la denuncia


La Policía detiene a un ladrón violento y la víctima se va sin firmar la denuncia

- Un joven roba un móvil a una chica, discuten para que se lo devuelva, la intenta ahogar y aparece la policía

- La chica denuncia, pero cuando está para firmar la declaración aparece alguien que la intimida y sale huyendo sin firmar de la comisaría de Los Rosales

Más allá de robos y delitos subyace y trasciende a los discursos de los responsables públicos otro problema en muchos casos relacionado con la intimidación que sufren las víctimas para no denunciar. El ejemplo perfecto a pequeña escala se produjo en Los Rosales el pasado día 8 de octubre, según se desprende de la nota que la Policía Nacional ha remitido a los medios y que acaba con la puesta a disposición judicial de un ladrón que parece que difícilmente será condenado a juzgar por la espantada de la comisaría que realizó la víctima, aunque eso sí, sumará una detención a su historial que será reflejada en futuras detenciones si se produjeran.

Ese día, el miércoles 8 de octubre, en Los Rosales, unos agentes que se encontraban en los alrededores de las dependencias policiales observaron una fuerte discusión entre una chica y un joven. Gritaba el joven sufría la chica.

Los agentes deciden intervenir y median en la discusión. La chica estaba visiblemente nerviosa y tenía marcas y heridas en el cuello en forma de uñas y gritaba con la respiración entrecortada.

Un agente pide la documentación al joven y se lo lleva a las dependencias policiales para aclarar lo sucedido dada la cercanía de las mismas, mientras otro agente se queda con la chica.

Cuando la mujer se queda a solas con el agente le cuenta que el joven con el que discutía le había sustraído el móvil al descuido, pero se dio cuenta y se puso a discutir con él para que se lo devolviera. En el transcurso de la discusión, el joven –siempre según el relato de la víctima- le amenazó y llegó a agredirla ahogándola por el cuello con las manos, de ahí las marcas.

En ese punto intervinieron miembros del vecindario que estaban presenciando la discusión para separar al joven de la chica. El agente invitó a la chica a que denunciara la agresión y el robo, pero cuando ya había finalizado su detención apareció una persona gritándole que no se le ocurriera denunciar, logrando que la joven se asustara y se marchara de la Comisaría sin firmar la denuncia por miedo a represalias.

La víctima recuperó el teléfono y el detenido H.F.M, ceutí de 19 años, está a disposición judicial.

La Policía detiene a un ladrón violento y la víctima se va sin firmar la denuncia