La Policía ha frenado en un mes 500 embarques irregulares en Ceuta y Melilla, sobre todo de MENA


La Policía ha frenado en un mes 500 embarques irregulares en Ceuta y Melilla, sobre todo de MENA

- La operación, realizada a finales del pasado año, ha tenido como objetivo específico detectar polizones procedentes de las ciudades autónomas

- "Algunos de los intentos fueron protagonizados por los mismos sujetos, que en reiteradas ocasiones trataron de acceder a la Península", explica el Cuerpo

- "Muchos" fueron descubiertos por los agentes ocultos en los bajos o huecos exteriores de camiones o entre la chatarra u otras mercancías almacenadas a la espera para ser cargadas

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo un dispositivo especial en los puertos de Ceuta y Melilla con el objetivo de frenar la inmigración irregular que pretende llegar a las costas peninsulares en barcos, tanto de pasajeros como de carga, en los que se introducen, tratando de viajar ocultos como polizones, según ha informado el Cuerpo este sábado en un comunicado.

Para ello, los agentes de la Brigada de Respuesta a la Inmigración Clandestina (BRIC) desplegaron un dispositivo de refuerzo del personal propio de los mencionados puestos fronterizos, que se articuló en dos tareas fundamentalmente: intensificar los controles en las rampas de acceso a los barcos con el fin de detectar inmigrantes que pudieran ocultarse en camiones, vehículos y/o contenedores y realizar patrullas y requisas por todo el recinto portuario, especialmente en las horas previas a cada embarque, a fin de identificar a cualquier persona no autorizada que pudiera intentar acceder a los barcos, ya sean de pasajeros o de transporte de mercancías, que zarpan a diario con destino a Málaga, Almería o Motril principalmente.

En tan solo un mes, la operación se ha saldado con la detección de casi 500 intentos de entrada irregular, en su mayoría protagonizados por menores de edad que pretendían llegar a las costas españolas como polizones, utilizando para acceder a las embarcaciones diversos métodos, algunos de ellos especialmente arriesgados para su propia vida y/o integridad física.

Muchos de ellos fueron descubiertos por los agentes ocultos en los bajos o huecos exteriores de las cabezas tractoras de camiones listos para embarcar. Otros se ocultaban entre la chatarra u otras mercancías que se encuentran almacenadas a la espera para ser cargadas, procedimiento especialmente peligroso pues al desconocer el momento preciso en que será cargado el material, pueden permanecer incluso varios días atrapados entre el mismo.

También intentaron acceder corriendo por las rampas de acceso, aprovechando el descuido del personal de las navieras que supervisa el embarque y, en ocasiones, empujándolos y/o amenazándolos, o trepando por las pasarelas de embarque, que normalmente se encuentran a bastante altura.

Otros trataban de subir a pulso por los propios cabos de amarre de las embarcaciones para introducirse en los barcos por las aberturas laterales de las bitas, o bien intentaban acceder a nado hasta las zonas del puerto deportivo o la dársena pesquera, desde donde accedían a la zona donde se encuentran las bateas para ser embarcadas, ocultándose en las mismas. En todos los casos, con evidente riesgo de sufrir un accidente.

Brigada de Respuesta a la Inmigración Clandestina

La Brigada de Respuesta a la Inmigración Clandestina, dependiente de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, se creó hace diez años como una unidad de respuesta inmediata para el refuerzo de otras unidades policiales y puestos fronterizos que lo precisen en tareas de control de vehículos y personas, lucha contra la inmigración ilegal y la trata de seres humanos, apoyo en situaciones de crisis humanitarias, control de entrada y salida del territorio nacional y prevención del orden público, la seguridad nacional, la salud pública y las relaciones internacionales.

La Policía ha frenado en un mes 500 embarques irregulares en Ceuta y Melilla, sobre todo de MENA