El responsable de la Inmobiliaria Generalife, absuelto del delito de estafa que se le imputaba


El responsable de la Inmobiliaria Generalife, absuelto del delito de estafa que se le imputaba

- La Audiencia Provincial de Cádiz en Ceuta cuestiona parte de la instrucción y desestima las peticiones de la Fiscalía y la acusación particular, que acusaban a Rivera y a Mohamed Amar de intentar vender unos terrenos que no eran suyos

- La Sala pide que se deduzca testimonio a Rachid Mohamed, quien se consideraba estafado, al sospechar que pudo cometer un delito de falso testimonio en su declaración como testigo

El presidente de la Sección VI de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Ceuta ha resuelto absolver libremente al administrador único de la Inmobiliaria Generalife, Luis Rivera, del presunto delito de estafa que se le imputaba. La misma suerte ha corrido el otro acusado, Mohamed Amar. Tesón ha desestimado los argumentos del Ministerio Fiscal, que pedía dos años de cárcel para Rivera y cinco para Amar, y de la acusación particular, desempeñada por un particular, Rachid Mohamed, al que la Audiencia ha encargado además deducir testimonio al sospechar que ha podido haber cometido un delito de falso testimonio.

Rivera y Amar acabaron en el banquillo de los acusados después de que supuestamente ambos, el primero en calidad de máximo responsable de la citada empresa y el segundo como "colaborador", intentasen vender en 2008 a Mohamed unos terrenos ubicados en la calle Leandro Fernández de Moratín, solares que en realidad no eran suyos. Siempre según la versión de la Fiscalía y la acusación particular, Mohamed habría acabado pagando casi 40.000 euros a los dos primeros por dos contratos de reserva supuestamente falsificados.

La Audiencia ha desestimado, sin embargo, por falta de pruebas, dicha teoría. Rivera siempre negó que él o su inmobiliaria hubierán puesto en venta los inmuebles referidos, en los que se pretendía levantar una mezquita y la Sala ha concluido que los vaivenes en las declaraciones sucesivas de Mohamed y hasta algunas incoherencias en las del coacusado Amar envuelven de tal "oscuridad" el caso que "sus afirmaciones sobre que pudo ser un mero instrumento inconsciente no pueden descartarse con un margen de certeza racional".

"Las referencias del atestado a que el DNI que se atribuyó al vendedor de los inmuebles se correspondía con una persona que sería la hermana de Mohamed Amar, extremo que ha pasado desapercibido a todas las partes, no tiene el carácter de fuente probatoria, dada su naturaleza y la ausencia de toda corroboración en el Plenario", considera la sentencia, que advierte de que "de habérsele prestado la importancia que merecía, la investigación judicial primero y las pruebas propuestas después podrían haberse ampliado, permitiendo alcanzar a buen seguro una convicción más clara de lo acontecido", según lamenta en la sentencia, a cuyo contenido íntegro ha tenido acceso Ceutaldia.com.

El responsable de la Inmobiliaria Generalife, absuelto del delito de estafa que se le imputaba