- Queridos [email protected] militantes, me dirijo a vosotros, después de convocado el congreso regional, para expresaros mi deseo de presentarme a Presidente de nuestro partido, sintiéndome orgulloso de vuestro cariño y apoyo.

En primer lugar, quiero expresaros mi dolor y sufrimiento por lo que todos vosotros sabéis que me sucedió. Ciertamente, he recibido grandes muestras de cariño, afecto y comprensión de muchísimos de vosotros. De otros no, como vosotros bien sabéis. Esto es lo que me ha hecho presentarme a Presidente de nuestro partido. Creo que con lo que ocurrió solo ofendí a mi mujer y a mis hijos, y de ellos encontré no solamente el perdón sino el amor, el apoyo y la comprensión para seguir adelante. No me aproveché de nada económico ni me beneficié de nada en absoluto, y esto es algo que mis enemigos sabían que no haría nunca.

Primero, la situación actual del Partido Popular es bastante negativa ya que, como bien sabéis, la sede está casi siempre sola y sin participación alguna. Incluso muchas veces permanece cerrada. No es la sede en donde todos podíamos recurrir para charlar, cambiar impresiones o, simplemente, encontrar una mano amiga. Esto es lo que siempre he querido que sea la sede de nuestro partido para todos los militantes. Ahora, no se tienen apenas reuniones, hay poca participación y también su economía anda bastante mal.

Creo que el presidente de la Ciudad está demasiado ocupado con llevar adelante los problemas de la Ciudad y no puede dedicar totalmente su atención y presencia a nuestra sede. Ciertamente, creo que su labor está en el gobierno de la ciudad, a la que no deseo dedicarme, si no solo a llevar a cabo la vida interna de nuestro partido y hacer que el mismo sea el fundamento de la organización y desarrollo político de la ciudad.

Los comités ejecutivos y juntas directivas han dejado de celebrarse con normalidad, el comité de dirección hace bastante tiempo que no se reúne, el grupo parlamentario de la ciudad no se reúne nunca en el partido para preparar los plenos… Pero, sobre todo, nuestra sede ha dejado de ser el lugar donde los militantes podían expresar sus preocupaciones, inquietudes o solamente encontrar la mano amiga que podía escucharles y atenderles.

En definitiva, un sitio donde el corazón estaba presente y donde la persona ocupaba el centro de las preocupaciones de nuestro partido. Queremos una sede abierta, dialogante, atenta a las necesidades de los ciudadanos y cercana a sus problemas.

En las últimas elecciones a la Asamblea se perdieron más de cinco mil votos, sobre todo en zonas donde electoralmente ganaba siempre el partido popular, y se perdió un diputado. Sin embargo, en las elecciones generales se consiguieron muchos más votos que en la autonómicas.

La deuda de nuestro partido es también preocupante. Siempre habíamos estado en números positivos, tan es así que iniciamos la compra de nuestra sede.

Por todas estas razones y por el deseo, por qué no, de limpiar mi imagen y no tener que salir por la puerta trasera, algo que creo, no merezco, me presento a las elecciones para presidente regional de nuestro partido, con la esperanza de obtener vuestro apoyo como siempre he tenido, y seguir trabajando por este partido que tanto bien ha hecho a nuestra ciudad y deseo que siga haciéndolo.

Con todo el cariño que siempre os he profesado me despido pidiendo vuestro apoyo para las elecciones de presidente del Partido Popular de Ceuta.