Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Piku Sunderdas, portavoz del Comité Autonómico de Ciudadanos de Ceuta

Hasta que la sangre no llegué al río, aquí nadie va a poner remedio, entonces será tarde porque nos lamentaremos.

La pregunta es  Cuando se le va a dotar con medios materiales suficientes, junto a un plan de organización adecuado y permanente en el tiempo a la policía local para que pueda proteger las intervenciones que se hagan en determinadas barriadas por parte del cuerpo de bomberos que viene siendo atacados con pedradas desde hace decenios.

A nadie se le escapa que determinados incendios provocados en zonas conflictivas de Ceuta persiguen dañar a los componentes del servicio de extinción de incendios que acuden desprotegidos a extinguirlos.

La necesaria protección física de estos miembros tiene que venir de manos de la policía local que debería acudir a custodiar y proteger a esos bomberos con el material adecuado y suficiente para repeler las agresiones que sufren ambos cuerpos, y además actuar conforme a los protocolos de seguridad adecuados.

A los señores responsables del gobierno municipal  les obligaría a acompañar a la siguiente dotación de bombero que acudiera a uno de estos servicios  para que fueran testigos de primera mano del sufrimiento que padecen tanto las fuerzas de policía local como bomberos en sus actuaciones en determinadas zonas de nuestra Ciudad, donde se les preparan verdaderas emboscadas, donde en otras zonas de nuestra  país se le ha denominado “kale borroka”.

Señores gobernantes presten atención a las reivindicaciones  históricas legitimas tanto del cuerpo de extinción de incendios y salvamentos como de nuestra policía local.