Uzman Bersabe (Asociación Al Ambar)

Dentro del humanismo, si lo consideramos como una actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos, el baremo para medir el grado de civilización o barbarie de una sociedad, podría ser, en cómo se preocupa por las personas más desvalidas en una situación de crisis.

En el caso de Ceuta y en esta inédita crisis de índole sanitario, que por definición, nadie es culpable a priori y la solidaridad a la fuerza tiene que ser su principal reacción, lamentablemente nuestros gobernantes quedan en ínfima posición.

Se ha demostrado y es un clamor general, la dejación de funciones y la incompetencia profesional que ha demostrado la Delegación del Gobierno en la crisis de los marroquíes atrapados contra su voluntad, por el cierre de las fronteras, casi sin previo aviso, por parte de Marruecos. Desde el minuto cero de esta crisis, ya tenían claro cómo actuar; en primer lugar la culpa es de Marruecos y en segundo la culpa es de los propios afectados, vertiendo mucha basura sobre las motivaciones de su situación, gratuitamente porque ni siquiera se molestaron en averiguar la verdad. Simplemente se lavaron las manos, a los marroquíes que volvían a sus casas les obligaron a volverse, endosándole el problema a Algeciras, ya de por si saturada. Al resto, como son trabajadores transfronterizos, se les abandonó a su suerte, en pleno estado de alarma que obviamente no podían cumplir y que representa un auténtico peligro público.

Nada en esta forma de actuar se ha ajustado a derecho, ya que esta situación viene como consecuencia del estatus de Ceuta, como ciudad fronteriza y de tránsito internacional, por lo tanto hacerse cargo de estas personas era una obligación legal y sobre todo moral.

Como se va a seguir demostrando desde el 28F, esta nueva militancia social y vecinal, entre la que se encuentra Luna Blanca, se ha volcado en estas personas también desde el minuto cero, demostrando estar a la altura y dando una lección de solidaridad, cubriendo cualquier dejación de funciones de nuestros gobernantes, hasta lograr sacarlos de la calle con nuestro propios recursos y el de multitud de gente del pueblo, solidaria y generosa.

La situación de crisis económica, política, social y de valores por las que atraviesa nuestra ciudad se va a multiplicar con esta crisis global, os recordamos que el 49,3 por ciento de nuestra población está en riesgo de pobreza extrema y exclusión social y que más de cuatrocientos niños, la única comida decente diaria es la del comedor escolar. El presidente Sánchez ha informado que se van a liberar la enorme suma de 200.000 millones de euros, para paliar las consecuencias de esta crisis y que esto va a ir dirigido a las capas sociales más vulnerables y necesitadas.

Nos dirigimos al Gobierno de Ceuta, ya no es tiempo de dejación de funciones. Si desde ya, no se pone a trabajar de forma profesional y coordinada, haciendo llegar este enorme esfuerzo económico a las personas realmente necesitadas, la situación va a ser de CATASTROFE TOTAL.