Juan Carlos Trujillo
Juan Carlos Trujillo  
Juan Carlos Trujilo

Las cifras aportadas por el ministerio de Sanidad muestran claramente como día a día son más los casos de contagios por el Covid 19 en todas las regiones de España. El número de contagiados supera, a fecha de hoy, los 420.000 casos y el de fallecidos los 30.000, lejos de los 45.000 señalados por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios. La lista la encabeza nuevamente la Comunidad de Madrid, a la que le siguen Andalucía y Canarias. A nivel europeo nuestro país se sitúa en la segunda posición solo por detrás de Rusia, aunque ocupa la primera posición de países con más incidencia acumulada del virus, con 176 contagios por cada 100.000 habitantes, a tan solo dos semanas de comenzar el curso escolar más problemático de nuestra historia.

Meses después de la aparición del virus aún existe una gran incertidumbre respecto a su propagación, pero nadie puede poner en duda el peligro de volver a las clases sin tener en cuenta el riesgo que supone para la propagación del Covid 19 los espacios poco ventilados y ocupados por muchas personas. Y aún más cuando respirar, hablar, toser, estornudar o gritar se convierte en gestos habituales de nuestros niños y niñas, originando con ellos grandes partículas que se lanzan como proyectiles que corren como la espuma entre nuestros jóvenes estudiantes tal y como está sucediendo en países de nuestro entorno. Por solo poner un ejemplo, Alemania sufre tras la vuelta al colegio de su alumnado el mayor repunte de casos de coronavirus desde abril superando la cifra de los 232.082 contagios.

Mientras tanto, nuestros máximos dirigentes políticos competentes en la materia, Salvador Illa, Isabel Celáa y Manuel Castells, han malgastado el tiempo dejando pasar infructuosamente cinco meses no solo sin aportar las soluciones necesarias para un regreso seguro a las aulas de nuestro país, sino también trasladando a las comunidades autónomas la responsabilidad en las decisiones a adoptar teniendo en cuenta que nos estamos refiriendo a la mayor pandemia de nuestra historia más reciente. Comunidades que fueron convocadas el pasado jueves a una reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Educación en la que analizaron las condiciones de la vuelta al cole.

Por cierto, una reunión a la que no han sido invitadas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla demostrando una vez más el desinterés del Gobierno social comunista por dos autonomías que, aunque no tienen transferidas las competencias en esta materia, sí tienen asumidas importantes responsabilidades incluyendo la gestión del Fondo Covid para adaptar y cubrir las necesidades de la Educación tras la pandemia del Covid19 dotado con 8 millones de €. Con esta decisión nuestra ciudad no podrá escuchar las propuestas del Ministerio de Educación y Formación Profesional para los 22.000 alumnos de Ceuta cuando esta tiene un papel decisorio en la inversión de los fondos reseñados. Nos vuelven a tomar el pelo.