Ramón Rodríguez Casaubón

Creo que aún no somos conscientes en España de la transcendencia sociopolítica de lo que se ha convertido en un aforismo para el PP español y de las derechas internacionales, “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político” del señor Rajoy.

Entiendo perfectamente que está muy alejado tanto en contenido como en calidad intelectual y política de otros ejemplos de la historia como el famoso “I have a dream” (Yo tengo un sueño) de Martin Luther King y que se acerca más a alguna frase de algún personaje secundario de una película de Berlanga, pero condensa perfectamente el pensamiento del intento de alambicada mente de los dirigentes del PP. El problema es que se quedan en el bicada tan solo, desubicada mente. Es un quiero y no puedo porque sencillamente es un quiero y no “sepo” en el lenguaje del PP y sus líderes. Las demás tenemos claro que es un quiero y no sé, un intento y no puedo.

Lo demuestran día tras día en España y por supuesto en Europa. Pues de nuevo ¡fracaso absoluto del PP! que no ha conseguido destruir por más que lo ha intentado el trabajo del Gobierno de España en Europa. Se han tenido que conformar con el triste bagaje de la cabeza de Calviño.

Les voy a explicar lo que no han hecho y debieran haber hecho si tan solo hubiese dos neuronas interconectadas en calle Génova y demás feudos peperos. Apoyar a Calviño para que consiguiese su puesto de presidenta del Eurogrupo y tuviese que aplicar medidas neoliberales y mochilas austriacas varias. Hubiesen vendido, porque no creen en él, patriotismo y luego haber podido atacar a los socialistas e incluso al Gobierno por hacer políticas neoliberales engañando a todas cuantas creemos en actuaciones antagónicas.

Debieron ayudar al Gobierno de España en las negociaciones para conseguir las ayudas europeas recién conseguidas y no oponerse y alinearse con Países Bajos y demás insolidarios. Habrían participado de un hito histórico de la Unión Europea y hubiesen vendido, porque no creen en él, patriotismo y luego haber podido atacar cargados de dignidad y razón a los socialistas e incluso al Gobierno si no supiesen gestionar adecuadamente esos fondos. Ahora atacarán, pero todas sabemos que es una pataleta por no conseguir que en lugar de esas ayudas nos llegaran los hombres de negro.

Señor Casado y sectarios que le siguen y vocean se están aplicando a sí mismos el “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político” del señor Rajoy. ¡Y mire por dónde nos está viniendo genial a los españoles! ¡Peor no se puede hacer! ¡Han transitado por todos los estadios de la mediocridad y la indignidad! Desde el insulto, a las consignas ultraderechistas pasando por la mentira y la manipulación. Debo reconocer la honestidad del señor Rajoy, “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”.

Esta frase que pasó sin pena ni gloria políticamente y solo sirvió para realizar bromas resulta que en poco tiempo se ha convertido en un aforismo para representar al PP y va camino de ser un epitafio para el señor Casado.

El Gobierno de España con su presidente a la cabeza ha realizado un trabajo extenuante y enorme para conseguir que Europa se implique de lleno para crear más Europa. Para poner la solidaridad y la empatía en el centro de la vida europea. Para que los países del sur no paguen el pato, una vez más, de esta UE asimétrica.

Gracias a todas las personas que han arrimado el hombro y se han arremangado para que esto fuese posible, ahora resta hacer un buen uso de estas ayudas y potenciar lo público a través de la educación, la sanidad y el medio ambiente. Es decir, formación, digitalización, energías renovables, empleo verde, economía circular, protección social y económica, industria sanitaria, etc

Gracias a todas las personas que han remado en contra de su propia sociedad, de España y de Europa. Gracias a todas, aunque por suerte solo han sido el PP y sus hermanos mayores de Vox. Gracias por demostrarnos a todas, una vez más, lo que podemos esperar de ustedes. Lo que realmente desean para España. Lo que llevan tan interiorizado que cuando lo sacan nacen monstruos insolidarios y totalitarios. Son como el doctor Jekyll y mister Hyde o más bien lo intentan pues ha quedado evidenciado que son solo Hyde.

Del “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político” del señor Rajoy se sacan dos conclusiones claras, una los Casado, Teodoro, Cayetana, etc no lo saben aplicar más que a ellos mismos y dos tendrán que ir al Instituto Atlántico no sé qué pues realmente se debería llamar Instituto Aznariano a recibir clases particulares intensivas.

Finalizaré con un experto en aforismos, José Narosky: “Cuanto más pequeño es el hombre, más necesita hacerse notar”.