Qué asco y qué vergüenza, pero es muy campechano...

S.J. UVE


El Rey Juan Carlos en su visita a Ceuta en noviembre de 2008-.
El Rey Juan Carlos en su visita a Ceuta en noviembre de 2008-.  

Bueno, pues ahí sigue el emérito acumulando escándalos y opositando a batir el récord de Borbón más "traviesillo".

Hay dos maneras de tomarse el asunto: nos lo tomamos a broma y a cachondeo, con lo cual le reímos todos la gracia al chaval y utilizamos eufemismos para hablar de él, o nos lo tomamos como lo que es, un asunto serio, salvo para los monárquicos empedernidos, pero entonces corremos el riesgo de que nos imputen un delito por llamar a las cosas por su nombre.

La historia de los Borbones en España no es nueva. Podríamos hablar de un amplio elenco de reyes y reinas que no destacaron precisamente por su honestidad y pulcritud. Así, a bote pronto, se me viene a la cabeza ese pedazo de Fernando VII, patriota donde los haya que nos vendió a los franceses y que no fue precisamente el paradigma de un reinado dialogante y cooperador con el pueblo....lo machacó.

A mí, personalmente, cada vez que pienso en en los Borbones se me viene a la mente la descripción que hizo Leónidas de los éforos cuando fue a preguntarles si debían ir a la guerra o no contra los persas. ¿Han visto 300? ¿No? Pues pongan en Google "Leónidas y los éforos".

Pero centrándonos en el amigo emérito, en el "lo siento, me equivoqué, no volverá a pasar...", una pregunta que me surge es la siguiente: ¿Qué de cosas y qué bien las tiene que hacer Corina para que el muchachote le suelte, ojo, ojito, 65 millones de euros. Dan ganas de pasar de Baltasar y compañía el año que viene y pedir cositas a Zarzuela.

Maletines de dinero que entraban y salían de Zarzuela, sociedades opacas en Panamá para no pagar impuestos (ejemplo de patriotismo que a mí me pone los pelos de punta), regalos, joyas, comisiones y un largo sinfín de actos "traviesillos" de un monarca que, ojo, además cae bien porque en esta Espańa postfranquista de toros, puros, y machismo, está bien visto y nos parece hasta guay que el colega  enrollao él) se marcase sus “juerguecitas" nocturnas por ahí a escondidas de la sufrida Sofía... qué tío mas enrollao.

Y mientras que la prensa de otros países destapa escándalos, aquí en Espańa, la nuestra, nuestras televisiones son cómplices de un silencio vil, cobarde y asqueroso porque la Casa Real es intocable y está por encima del bien y del mal.

Y no solo eso, el PP acusa de atacar a la monarquía (ole, ole y ole), Díaz Ayuso dice que estas cosas no interesan al pueblo (me la como) y el alcalde de Madrid habla de respeto (aro, pichita, aro...)

¿Lo peor? Digan que el emérito viene mañana a Ceuta y a ver cuántos ceutíes salen a las ventanas con la banderitas de España a aplaudirle...miles.

Claro, pero el que se va de su país porque lo matan, se mete en una patera para jugarse la vida y llega a un lugar totalmente desconocido para él y dónde solo encuentra trabas, ese sí, ese es un delincuente y un problema para Espańa.

Hagan la prueba. Pregunten a los votantes de PP, Vox y Ciudadanos que opinan del Rey, se sorprenderán... justificaciones encontrarán mil. Imaginen que lo mismo, clavado, igualito que lo que ha hecho el Rey lo hubiese hecho, digamos, déjenme pensar....Pablo Iglesias!!! Garzón!!!

Y todos los anteriores más el PSOE, vetando comisiones de investigación...claro.

En fin, pues nada, sigamos la farsa. Todos los españoles somos iguales ante la ley, dice la Constitución Española. Por supuesto...