1978
Muñoz Arbona pide "cuidar y mimar" la Constitución de 1978
ACTO INSTITUCIONAL

Muñoz Arbona pide "cuidar y mimar" la Constitución de 1978

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet (PSOE), ha instado a los políticos a tener "lealtad constitucional" para cumplir sus mandatos incluso cuando no se está de acuerdo, respetar las mayorías y evitar una judicialización innecesaria de la política.
Opinión

Gracias 1978; Hola 2016

Hoy, día 6 de diciembre, nos encontramos aquí no sólo para conmemorar un hito de nuestra historia reciente, sino también para impugnar un discurso promovido por las élites que vacía de contenido el verdadero espíritu de nuestra constitución y nuestra democracia. A los españoles, durante muchos años, se nos ha contado un relato para que no hagamos política. Nos han dicho que la historia se acabó, que las grandes batallas políticas ya se libraron durante la Transición y que lo que queda hoy es la mera gestión de lo existente. Se acabaron los tiempos de las grandes esperanzas y de las cosas importantes por las que vale la pena luchar. Nos han repetido, por activa y por pasiva, que no hagamos política, que nos vayamos a casa. Que deleguemos en los profesionales, en los tecnócratas. Que nos desapasionemos y nos dediquemos a obedecer y votar cada cuatro años. Sinceramente, nos negamos a pensar así. Y nos negamos a pensar así porque somos demócratas y la democracia siempre, absolutamente siempre, necesita del apasionamiento de la gente en la política. Hoy es un día importante. Necesitamos iniciar una etapa de cambio en nuestro país para honrar los esfuerzos que hicieron nuestros padres y abuelos. La manera que tenemos de estar a su altura es empujando para que el cambio sea posible. Por eso, abrir una etapa de cambio en nuestro país y reabrir el pacto de convivencia colectivo que rompió por arriba una minoría privilegiada es la mejor manera de honrar los avances políticos y sociales de nuestros mayores, que lucharon para que hoy pudiéramos disfrutar de derechos.

Verano de 1978: Antonio Mingote

En 1980, don Antonio declaró a ABC que «todo mi tiempo, absolutamente todo, es tiempo libre, puesto que mi trabajo consiste en hacer lo que me gusta, a la hora que me parece bien y en el lugar que prefiero. Y digo esto sabiendo que voy a caerle gordo a mucha gente (con razón, lo comprendo)». Esto no es posible, porque como escribió el otro gran Antonio de ABC, esta vez Astorga, «Mingote ha labrado más de un millón de amigos con un lápiz fieramente humano, y con un dibujo simbólico ora de humor ora de ternura, melancolía, indignación, crítica social...» Aquí le vemos, no sabemos si decir traba...