atrasos

Roca exige al Ayuntamiento de Marbella que le pague los atrasos

El ex asesor urbanístico del Ayuntamiento de Marbella (Marbella) y presunto cerebro de la trama de corrupción del "caso Malaya", Juan Antonio Roca, despedido de su puesto en el consistorio el 24 de agosto, ha pedido su readmisión o una indemnización por "despido improcedente". Roca solicitó en un escrito presentado ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación de la Junta de Andalucía (CEMAC), al que ha tenido acceso Efe, que se reconozca que "la extinción del contrato de trabajo es improcedente" y que se celebre un acto de conciliación con el Ayuntamiento. Por esta razón, Roca expresa en el texto que "se acceda a su readmisión o en su caso a una indemnización en la cuantía fijada para el despido improcedente, y en todo caso al abono de los salarios de tramitación devengados".
Del mismo modo Roca manifiesta que tiene antigüedad en la empresa demandada desde el 22 de abril de 1992 y que "en la actualidad percibe un salario mensual de 9.066,83 euros con inclusión de prorratas de pagas extras y con centro de trabajo en la Gerencia de Obras del Ayuntamiento de Marbella".
Por su parte el CEMAC presentó ayer por registro de entrada en el Ayuntamiento de Marbella la citación, a la que ha tenido acceso Efe, para que, como empresa demandada, asista a dicho acto de conciliación, que tendrá lugar el martes 15 de septiembre en el CEMAC.
La resolución de despido conocida ayer estima el despido disciplinario de Roca por comisión de una falta grave consistente en "falta repetida e injustificada a su puesto de trabajo" en el Organismo Autónomo Local Servicios Operativos desde el 31 de marzo de 2006 -cuando se detuvo por el "caso Malaya"- hasta la actualidad de modo ininterrumpido.
En sus fundamentos legales, la resolución expresa que "las ausencias al puesto de trabajo por hallarse en prisión una vez recaída sentencia firme dejan de tener carácter de causa de suspensión provisional del contrato de trabajo para configurar causa de despido disciplinario".
       
EL PSOE LE PIDE UN POCO DE DIGNIDAD
Tras conocer la noticia, el PSOE de Marbella pidió al ex asesor urbanístico del Ayuntamiento marbellí que "por dignidad" no presente la citada  demanda por despido improcedente.En declaraciones a Efe, el concejal socialista y abogado laboralista Daniel Pérez ha indicado que a pesar de que Roca, como cualquier trabajador, "está en su derecho de presentar demanda por despido improcedente, debería recapacitar y no hacerlo por dignidad y respeto al pueblo".
Asimismo ha expresado que debería desistir de presentar demanda por "ética y moral", a lo que ha añadido que hay hechos probados con sentencias firmes contra él.
En cuanto a la parte demandada, el Ayuntamiento de Marbella, Pérez ha reiterado que el despido debería haberse fundamentado en las dos sentencias que pesan sobre él -la de Belmonsa y la de los autos 513/04-, y no en sus ausencias al puesto de trabajo.
Pérez ha criticado que desde que en marzo el Consistorio tuvo conocimiento de estas decisiones judiciales "debería haberse hecho efectivo el despido y no haber esperado tanto tiempo para hacerlo". Por último, ha aconsejado al Ayuntamiento que "busque el mejor abogado laboralista de la provincia" porque, según ha señalado, esta causa no puede perderse.
 

El Consejo de Gobierno aprueba el pago de parte de los atrasos a los trabajadores municipales

El Consejo de Gobierno ha decidido en una reunión extraordinaria aprobar una propuesta del consejero de Presidencia, Pedro Gordillo, para abonar parte de los atrasos que la Ciudad mantenía con los trabajadores municipales, y que llevaron al sindicato UGT a anunciar una huelga general en la Administración local. La medida supone cumplir con los acuerdos alcanzados con los sindicatos en materias como el pago de nocturnidad u otros complementos. Sin embargo, según han confirmado a Ceuta al día fuentes sindicales todavían faltan por incluir otros conceptos que se les sigue adeudando a la plantilla de la Ciudad.

CCOO pregunta a UGT por qué sí confía ahora en la palabra del presidente sobre el pago de atrasos

La sección sindical de Comisiones Obreras en la Ciudad Autónoma ha emitido una nota de prensa en la que preguna a UGT por qué si da validez ahora al compromiso del presidente Vivas de pagar los atrasos a los funcionarios, pero no hizo lo mismo hace dos meses. CCOO ha querido mostrar su versión tras las noticias publicadas hoy en la prensa local, en las que UGT afirmaba que el Gobierno local les había comunicado que se comprometían a abonar las cantidades que demandaba el sindicato, que había incluso amenazado con una convocatoria de huelga. CCOO recuerda que la Ciudad nunca dijo que no se fuesen a cumplir los acuerdos económicos pendientes alcanzados en la Mesa Negociadora, que son antiguos y en todo caso un logro atribuible a todas las centrales sindicales, y no tan sólo a UGT.

Los trabajadores de la Ciudad reciben los atrasos de la indemnización por residencia

Los trabajadores públicos de la Ciudad Autónoma han recibio las nóminas del mes de agosto, en las que están incluidas los atrasos por la indemnización de residencia. Precisamente, uno de los diez puntos que exponía UGT como motivo para convocar una huelga en el Ayuntamiento. Un pago que en contra de lo que pudiera parecer no tiene su origen en las presiones ejercidas en los últimos días por el sindicato, ya que la orden para el pago de esta cantidad ya fue firmada por el actual viceconsejero de Recursos Humanos de la Ciudad, Angel Javier Díez Nieto, hace más de 20 días.

CCOO denuncia que el personal laboral del MEC no ha recibido el pago de los atrasos

El sindicato Comisiones Obreras ha denunciado que la práctica totalidad de los trabajadores adscritos al convenio único en el Ministerio de Educación y Ciencia no han recibido los pagos de los atrasos, tras la firma del segundo acuerdo para el personal laboral de la Administración General del Estado. Aunque se han realizado algunos abonos, no llegan a alcanzar las cuantías que corresponden a cada trabajador. El sindicato considera que esta situación demuestra el desinterés de los gestores del Ministerio para calcular unas cantidades específicas, que tan sólo requieren "elementales operaciones matemáticas".