cercano
Opinión

Un problema político cercano y el problema territorial nacional

El martes de la semana pasada tuvo lugar la comparecencia del Presidente de la Ciudad, D. Juan Vivas, en relación al tema del caso Urbaser. Estamos en el inicio de los comparecientes sobre la Comisión de Investigación que deliberará sobre este asunto. Después de escuchar las diversas intervenciones de la anterior comparecencia, voy a manifestar e incidir sobre algunas cuestiones, que me parece conveniente resaltar.

'Bioshock Infinite': Un futuro cercano y no tan alternativo

La última entrega de este singular 'shooter' se eleva a las nubes, en un título atípico, que ofrece una gran ambientación y un argumento muy elaborado, que lo encumbra a la categoría de arte

La sociedad se ha consumido entre políticos corruptos, revueltas ciudadanas, el auge de los fanatismos y la supremacía de los más ricos. ¿Les suena? Aunque parezca una radiografía de nuestra sociedad actual, es el escenario decadente en donde se desarrolla el último episodio de Bioshock, uno de esos videojuegos atípicos, que trasciende el mero entretenimiento y encumbra a estas creaciones digitales a la categoría de arte, mientras la crítica especializada se rinde con calificaciones sobresalientes a su ambientación y guión. Y esa es la clave del nuevo Bioshock Infinite, combinar la sencillez de los disparos con una compleja historia, que lo acerca a una novela rusa de finales del XIX.

Cercano Oeste

De tanto en tanto, parece que se ha ido para no volver. Pero siempre regresa. Y es que en el western -como género y especie- se enredan las raíces de la antigüedad, crecen las ramas del presente, y brotan los frutos del futuro. Si se quiere, porque se puede -y mientras desenvainan los samuráis y cantan los juglares y narco-mariachis y gimen las damiselas a la espera de su caballero andante y vagan los hobbits- es posible releer a Troya como antepasada de Tombstone. A David solo ante el peligro escenificando un duelo al sol con Goliath. A Robin Hood como pistolero de perfecta puntería enfrentán...

El Rey más cercano a los españoles

Al Rey no le gustan las celebraciones. Incluso, cuando considera que los aplausos a su persona se prolongan demasiado, en seguida hace un gesto amable para que cesen. Pero, además, el Rey sabe que en estos momentos tampoco está España para celebraciones. Don Juan Carlos es consciente de que, si no somos capaces de salir de la crisis, estos 35 años de prosperidad podrían convertirse en un paréntesis en la historia de España. Forjado desde que era un niño en la adversidad, al Rey no le desaniman los problemas, por muy graves que sean, pero sí le preocupa que no se aborden con la fuerza que daría...