descaradamente

El colegiado valenciano Bernal Moreno quiso descaradamente que el Granada venciese al líder, Unión Deportiva Melilla (5-1)

Un partido devaluado desde su inicio ya que por ejemplo a los tres minutos el central Rubén López tuvo su primera cartulina amarilla y a los 19 sería expulsado por verla nuevamente; pero no se quedaría ahí el tema ya que antes del descanso otro defensa melillense, Jonay en este caso, vería la segunda amarilla por protestar una decisión con lo que él solito, es decir el colegiado valenciano Bernal Moreno, acabaría con la ilusión de un líder que nada pudo hacer con una inferioridad numérica de hasta dos jugadores. De momento así se escribe el acercamiento del Granada a un Melilla que continúa en el liderato y que salió de Granada perjudicado por tales expulsiones. De momento el supermillonario Granada continúa haciendo lo “imposible” por alcanzar al Melilla