determinadas
escolarización dirección provincial educación apaisada
No a 'colegios-gueto'

La FAMPA se opone a "perpetuar" privilegios de acceso a los colegios más solicitados para ciertas familias

El Ministerio de Educación solo tiene el apoyo de 'Escuelas Católicas' para cambiar la Orden que regula la admisión de alumnos en los centros públicos y privados de Ceuta y Melilla con el propósito de que estos puedan dar 1,5...

Determinadas recaudaciones pueden salir caras

El Gobierno estudia subir el límite de velocidad máximo de los 120 km/h a una velocidad todavía por definir para determinadas vías. El interés recaudador es claro, porque sin haber tocado los impuestos de la gasolina, si consigue por medio de la subida de los límites de velocidad, un aumento del consumo, cuyo ascenso es [...]

La auditoría concluirá que solamente hubo determinadas irregularidades administrativas

altHace ya una semana, cuando aún no se habían cumplido veinticuatro horas del cese del consejero de Gobernación, José Antonio Rodríguez Gómez, ya publicamos que las primeras impresiones que se podían ofrecer sobre la auditoría que había sido encargada por el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas, no apuntaban a la comisión de ningún tipo de falta en las distintas obras que se habían encargado en el edificio polifuncional.

Leer original

Investigadores españoles dicen que determinadas mutaciones en los genes maternos podrían estar detrás de la obesidad

Un artículo realizado por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), publicado este mes en «The Obesity Society», abre una nueva vía de investigación para encontrar nuevos tratamientos contra la obesidad, que apuesta por conocer la información genética de cada individuo para poder recomendarle en su caso, la dieta ideal. Los autores de este trabajo, los investigadores de la Red Consorciada Francesc Villarroya, Joan Villarroya y Marta Giralt, explican en su estudio que el ADN juega un papel fundamental en la   transferencia de información genética. En concreto, apuntan la posibilidad de que determinadas mutaciones   en los genes mitocondriales, los que se heredan de la madre, estén detrás de la aparición de la obesidad en determinadas personas e influir en casos de diabetes y cáncer. Existen dos tipos de ADN: el mitocondrial y el nuclear. El primero se encuentra en las mitocondrias, central de energía de la célula y se hereda únicamente de las madres. El segundo se halla en el centro de las células del cuerpo y se transmite de padres a hijos. El ADN mitocondrial es una fuente genética muy resistente y se encarga de codificar componentes clave para el gasto energético.   

Según explica Villarroya, director del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona, «teniendo en cuenta que la obesidad es el resultado de una acumulación excesiva de grasa corporal producida por un desequilibrio en el balance energético, las mutaciones que experimenten los genes mitocondriales podrán contribuir a la aparición de esta afección, además de influir en diabetes y cáncer». «Los cambios que experimentan los genes del ADN mitocondrial están   condicionados por la naturaleza del sujeto. Al heredarse por vía materna, las personas emparentadas tienen el mismo ADN mitocondrial, pero si muestran cantidades distintas de ADN mitocondrial en el tejido adiposo, también presentarán discordancias en la obesidad», aseveró.  

«El ADN mitocondrial y su cantidad condicionan la respuesta de un individuo a una ingesta de calorías alta. Por ello, la naturaleza y cantidad del ADN mitocondrial influirá decisivamente en la facilidad o complejidad que experimente un sujeto a la hora de quemar el exceso de energía consumida», añadió. «Estudios recientes han demostrado que los genes intervienen en el   llamado centro del hambre, en la regulación del peso, en la distribución del tejido graso en diferentes partes del cuerpo, así como en el gasto energético», recordó el investigador.   

Además, añadió, «el balance energético de una persona puede estar influenciado, hasta en un 40 por ciento, por su herencia genética, afectando tanto a su apetito como a su metabolismo y composición corporal». Hasta el momento tan sólo se han detectado algunos de los genes   implicados en la aparición de la obesidad, ya que es posible que su   número supere la cifra de los 25.000.