discrepando

Discrepando

Este periódico que tienen Vds en sus manos, a pesar de dar cabida a una mamarracha como yo, tiene muchísimas virtudes. Por ejemplo, la de aceptar con naturalidad la discrepancia entre los colaboradores. Me alegró enormemente la llegada de Toni Bolaño, al que seguía desde hace tiempo y al que admiro por su mesura, por su sensatez y por su capacidad de autocrítica hasta con los que se le suponen cercanos. Bolaño escribía esta semana sobre el Día Internacional contra la Violencia de Género y criticaba que se cuestione al profesor Neira en el caso de maltrato contra Violeta Santander. Estando absolutamente de acuerdo en que Antonio Puerta, el agresor, debe recibir todo el rechazo y el asco que podamos acumular, sigo manteniendo que las heroicidades jamás deben caer en el vedetismo y sobre todo, jamás deberíamos permitir que los protagonistas de las gestas se arrepientan de no haber usado la violencia para responder al agresor. Todo eso lo ha hecho y dicho el profesor Neira, y no hay más que consultar las hemerotecas. Dicho lo cual, celebro la pequeña discrepancia y me felicito por compartir periódico con Bolaño. También he leído esta semana el de Alvite titulado «Sociología con vibrador», y las mujeres que alguna vez hemos deseado pasar por el Savoy no nos merecemos eso. Me extraña que, con su voz de humo y su interés por la tristeza, no haya salido de ese bar a encontrar la verdad sobre el maltrato a las mujeres que ofrecen el sol y la luz por las mañanas. Me extraña que caricaturice a las mujeres que lo sufren y a los hombres que lo causan. Y me chirría que escriba que algunos hombres violentos y misóginos lo son porque están peor considerados en sus parejas que el vibrador que los sustituye. Eso escribió Alvite, y en ese momento hubo risas en todos aquellos que se dan codazos cuando escuchan la palabra «vibrador». Si no encuentra entre sus amistades a ninguna mujer que admita maltrato, me ofrezco desde aquí a presentarle a unas cuantas. Le contarán qué es el miedo. Ya verá qué poca literatura inspira.