divididas

Unas 500 personas reclaman en la calle más trabajo y más dignidad, aunque divididas

- Juan Luis Aróstegui llamó a luchar a pesar de que ahora haya que hacerlo "casi como cuando Franco" y prometió recoger el entusiasmo de los jóvenes que organizaron el nuevo formato para transmitirlo a todo el mundo

- Antonio Gil y Carracao señalaron a la reforma laboral como el germen del mal que ha destruido 1,2 millones de empleo y se ha llevado por delante sin parar derechos sociales y estado del bienestar

- En la contramanifestación de IU y PDSC, a la que se sumaron con voz propia Al Bujari y la resucitada CGT, hubo división: Mizzian insistió en realizar fuertes críticas a UGT y Comisiones Obreras, en especial a Aróstegui, mientras que Musa no ocultó su desazón por algunos compañeros de viaje y estuvo a punto de dejar la marcha

- Incluye dos vídeos, uno con la intervención de Gil y Aróstegui y otro con el pequeño teatro que desarrolló Pedagogía Ciudadana y galería de imágenes