dogmatismo

El paro cada vez mayor cuartea el dogmatismo del Gobierno

La incesante sangría del paro, que en noviembre afectó a otros 60.593 trabajadores, con lo que el desempleo registrado alcanza la cifra récord de 3,9  millones de personas, empieza a hacer mella en la resistencia granítica del Gobierno a no hacer nada, salvo mantener los subsidios e incrementar el déficit. La jornada parlamentaria de ayer fue no sólo intensa en ambas cámaras, sino también pródiga en sorpresas en el discurso socialista, que aceptó cambios de criterio en aras del consenso con el PP. Así, Zapatero aseguró que podría revisar su oposición a la energía nuclear si con ello convence a Rajoy para alcanzar el Pacto sobre la Energía. Además, el presidente se mostró partidario de la fórmula alemana para frenar el paro, que consiste en rebajar el número de horas de trabajo en las empresas con problemas. En el Senado, el PSOE aceptó por primera vez un plan de ocho puntos propuesto por la oposición para reducir el déficit y rebajar el gasto de las Administraciones. No sin razón, un parlamentario popular habló ayer de «punto de inflexión» en el dogmatismo socialista, que ha impedido avances en la lucha contra el paro. Sería muy conveniente que no se quedara en un amago y que, en efecto, fuera el principio de un cambio sustancial en la errática política del Gobierno, resumida en esa especie de «corta y pega» que es la Ley de Economía Sostenible.