empuje

El Santo Grial del libro digital, el empuje de la Feria de Fráncfort

Al mundo del libro le pasa lo que decía Galileo: lo digital está por estallar, sí, pero moverse, se mueve. La prueba ha sido la inauguración oficial de la Feria de Fráncfort. Por vez primera en su historia, el mayor evento del sector lleva un lema bajo su logotipo. Y nada baladí: Repensar. Renovar. Y tampoco se recuerda que un representante de una marca comercial tan ajena al sector interviniera en la presentación mundial a los medios al lado del director de la feria, Juergen Boos, y del presidente de los libreros y editores alemanes, Gottfried Honnefelder, honor hasta ahora reservado casi siempre a escritores, tan dispares como Cornelia Funke o Paulo Coelho.

Sólo de empuje no se vive

Tan díficil resulta jugarle al Deportivo que el Sevilla, incluso tirando de su amplia chequera, con permiso de Barcelona y Madrid, no pudo ganar un encuentro clave en la pelea por la cuarta plaza. Partido de los buenos en el Sánchez Pizjuán, quizás sin el brillo de las citas más excelsas, pero con el brío y el fútbol de verdad de dos equipos con identidad. Regresó a ratos el Sevilla eléctrico de principios de Liga para encontrarse con un Deportivo rocoso, conocedor del oficio y capaz como pocos conjuntos de tapar sus defectos y agigantar las virtudes que le hacen ser un contrincante temible. Manolo Jiménez tiró de todo su potencial para intimidar al conjunto gallego, sin pensar en el CSKA, con un once titular de plenas garantías.