encarrilase

Un regalo del meta Dorronsoro fue suficiente como para que el Universidad encarrilase el camino de la goleada (0-3)

¿Cómo puede cambiar tanto un equipo de un tiempo a otro? A veces son situaciones simplemente deportivas y otras anímicas y la verdad es que tras el descalabro del meta Dorronsoro, posiblemente uno de los mejores porteros de la categoría pero que este domingo ante el Universidad “la cagó”, la situación fue en adelante anímica, tanto así que para nosotros sobró prácticamente el resto de minutos que quedaban hasta finalizar el partido; en fin que nos hemos quedado con la miel en los labios a las primeras de cambio y ahora lo de siempre, volver a recurrir a aquello de “otra vez será”