escasez
aquore web 1280
Finales de marzo

El Gobierno compró en plena escasez mundial mascarillas más baratas que las del concesionario de coches

El primer decreto de emergencia, firmado por Vivas, gastó casi 300.000 euros en compras de diverso material sanitario a 5 empresas, sin licitación, entre otros mascarillas quirúrgicas a una empresa de baños de Jaén que costaron menos que las compradas a la tienda de coches de El Cuervo

viernes santo 2017
Semana Santa

La escasez de costaleros no lacera la ilusión de las cofradías, que logran completar el Viernes Santo

La escasez de brazos en los costales y trabajaderas, la falta de fuerza humana, se ha dejado notar en pequeños detalles este Viernes Santo en Ceuta, pero no ha logrado mermar ni un poco la ilusión y devoción de las hermandades a las que les tocaba el...

La escasez de productos de higiene en Cuba desata el debate hasta en los medios oficiales

La escasez en los mercados cubanos de productos higiénicos básicos como pasta de dientes, desodorante o detergente ha provocado un debate en las calles, webs y hasta en la prensa oficial, donde el Gobierno ha reconocido esta semana incumplimientos en la producción de esos artículos, informa Efe. La inestable presencia en el mercado de las marcas más demandadas y asequibles de algunos artículos, la mayoría de producción nacional, y el desabastecimiento de otros en tiendas fuera de la capital marcó el consumo de los cubanos en los últimos meses. «He tenido que enviarles a mis padres desodorante ...

La escasez de agua atenaza a Trípoli

Volviendo al pasado y reabriendo los antiguos pozos, muchos tripolitanos recordaban ayer que en 1998 la capital libia se quedó sin agua corriente. Desde el jueves por la noche reviven la ingrata experiencia. "Hace 13 años Muamar el Gadafi quería que todos los barrios estuvieran conectados al proyecto del Gran Río Hecho por el Hombre", explicaba Mansur Mohamed, de 56 años, en alusión a la megalómana obra de ingeniería que transporta el líquido desde los pozos de Jabel Hasuna, a 700 kilómetros al sur de Trípoli, cerca de la ciudad de Sabha. Ahora es diferente. Con la ciudad tomada por los rebeldes casi al cien por cien, a pesar de que los francotiradores siguen activos, sus vecinos pelean contra la escasez de alimentos, de medicamentos y de gasolina. Pero sobre todo, a 40 grados centígrados, combaten contra la sed. Nadie ofrece una explicación convincente del porqué del drástico corte en el suministro de agua.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad