espinita

«Me he quitado alguna espinita y el sueño es el título de MotoGP»

Es el último referente de una estirpe en extinción. La mejor sonrisa del «paddok» es un ejemplo de buenas maneras. Su sufrimiento a lo largo de su carrera, exento de buenas motos, engrandeció su épica. Piloto genial, a rebufo del despido en dos ocasiones, su descenso a Moto2 ha sido su mejor decisión para regresar a la primera división del motociclismo con pedigrí. -No quería bajar a la nueva cilindrada. ¿Ahora opina que acertó o preferiría estar en MotoGP? -No deseaba descender a Moto2 porque pensaba que no lo merecía. Al final tuve que hacerlo y pienso que fue un acierto. He conquistad...