estarás

«Álvaro, siempre estarás en nuestros corazones»

Hoy hace un año que asesinaron, reventaron, a Álvaro Ussía. Un año. Justo. Ni un día más ni un día menos. Eso sí, era sábado. El típico día de la semana en el que los jóvenes salen a divertirse. A estar con sus amigos, a tomar copas -sí, tomar copas, como hemos hecho todos-, a ligar. A lo que sea. Tienen todo el derecho del mundo. Un sábado más. Un maldito sábado, en este caso. Porque Álvaro, con tan solo dieciocho años, encontró la muerte ese día porque sí, de forma gratuita, sin venir a cuento. ¿Se acuerdan ustedes de lo que pasó? ¿Recuerdan quien era este chico? ¿Por qué murió? A lo mejor ...

Yo voy... ¿Y tú? Dinos por qué estarás allí

Hay tantas razones como personas dispuestas a estar allí. Este sábado se celebra la gran marcha por la vida, a favor de la mujer y la maternidad y en contra del Proyecto de Ley del Aborto. La cita, que se celebrará a partir de de las 17 horas en la plaza de Colón, en Madrid, ha sido convocada por más de 40 asociaciones.

Los organizadores de la manifestación, cuyo lema es "Cada vida importa", esgrimen un buen puñado de razones. Éstas son algunas: "Porque es posible, porque puedo y ante un tema tan grave, creo que debo hacerlo: es una cuestión de responsabilidad personal". "Para que todas las mujeres de España se enteren de que hay millones de personas dispuestas a ayudarlas ante un conflicto derivado de un embarazo imprevisto, y comprendan que el aborto nunca es la solución, sino el inicio de más problemas". “Para que sea una llamada de atención al resto de los países del mundo, en los que también se debate este asunto; para que se sepa que la batalla sigue viva, diga lo que diga la ley: seguiremos trabajando por una Cultura de la Vida".

El 17 de octubre es una parada más en la cadena de movilizaciones que desde hace más de un año ha sacudido la conciencia de la sociedad. Miles de ciudadanos saldrán a la calle pacíficamente para expresar su desacuerdo con la ley proyectada. Ahora explícanos tus razones para estar allí, toma la palabra y demuestra que hay mucho que decir más allá de lo que se ha votado en el Parlamento.